Martes 15 octubre 2019

Logo Central America Link

Cuatro alcaldes imparables

Viernes 17 febrero, 2012


Carlos A. Rosales
La Prensa Gráfica, El Salvador

Quijano logrará su primera reelección porque los capitalinos perciben que el jefe de la comuna ha hecho bien su trabajo. Así como él hay otros alcaldes que serán ganadores imparables en sus municipios. Con el aprovechamiento comunicacional de varias obras que ha realizado en la capital, Quijano ha sabido proyectarse hábilmente como un líder dinámico, trabajador y de gran empatía entre los votantes de la capital. Esa capacidad es crucial en una campaña electoral.

El extinto exalcalde capitalino Héctor Silva fue pionero en potenciar varias obras publicitariamente como efectiva vitrina de una gestión exitosa. La habilidad de generar percepciones favorables de una gestión gubernamental es un elemento fundamental del marketing político, ya que, en política, la percepción es la realidad.

En Santa Tecla, la situación es un tanto diferente. Nueva San Salvador es gobernada por una figura de enorme popularidad. Óscar Ortiz está buscando su quinta elección o cuarta reelección, y el alcalde lo tiene todo para ganar.

Sobre una enorme capacidad de gestión, y de un bien afincado liderazgo político, Ortiz ha sabido conquistar la simpatía y apoyo de muchos tecleños, aun más allá de las líneas partidarias. Es común escuchar a muchos areneros decir que, secretamente, votarán por Ortiz.

Su amplia popularidad le ha servido para erigirse una imagen de presidenciable que no siempre le sienta bien a la cúpula efemelenista. Su estilo práctico y eficiente también le ha ganado adeptos más allá de sus fronteras municipales. Por eso, el triunfo de Ortiz en marzo está más que sellado.

Otro que se prepara para celebrar una reelección más es Will Salgado, en San Miguel. Aunque la actual contienda será la más difícil que habrá enfrentado el alcalde migueleño, no hay dudas de su eventual triunfo. Además del desgaste natural después de 12 años en el poder, su paso por casi todos los partidos políticos no deja de afectar su imagen.

Al igual que Ortiz, Salgado llegó a la alcaldía en 2000. No importa la opinión que se tenga en San Salvador del alcalde migueleño. Lo que sí importa es la capacidad de Salgado de conectar con los migueleños de a pie. Su habilidad comunicacional es incuestionable, y su estilo campechano e irreverente le genera simpatías entre el electorado.

Leer más...