Jueves 17 octubre 2019

Logo Central America Link

Decir la verdad les da picazón

Viernes 24 febrero, 2012


Luis Gómez Zárate
La Prensa Gráfica, El Salvador

Conversando con dos excompañeros de trabajo, que actualmente laboran como ejecutivos en una calificadora de riesgo y en un organismo de crédito internacional, me comentaban que cómo era posible que El Salvador, que era un país pujante económicamente, hubiera dado tanto tumbo hasta hundirse en estos últimos 32 meses.

Sus comentarios son tan graves, en materia económica, que paralizan a cualquier persona sensata, y que algunos funcionarios públicos ante la situación económica que se vive y el futuro desastroso que se visualiza han comenzado a expresar sus temores, como haciendo un llamado de “sálvese quien pueda”.

Carlos Acevedo, del BCR, que es una persona capacitada, dijo el 8 de febrero “que si el crecimiento económico no despega y el nivel de endeudamiento se mantiene se tendrá una crisis explosiva mucho más grave que la de Grecia”.

Siempre señalo con la verdad, basándome en hechos reales, históricos, notorios como las actuaciones y declaraciones de funcionarios públicos. Pero estos señalamientos les han causado “picazón” a los comandantes y a Don Funes.

Insisto en que la actual administración, además de violentar la legalidad del país, es un rotundo fracaso en todas las áreas gubernamentales por su incapacidad.

Nos han hecho quedar mal internacionalmente, poniendo por el suelo el prestigio de El Salvador. No se cumplieron las metas que le prometieron al FMI, las cuales renegociaron en tres ocasiones; solicitaron créditos con fines sociales, y al otorgárselos los reorientaron para el gasto corriente. Esto se llama engaño.

Por eso hoy el FMI les exige reducir el gasto –que no lo harán– y mayores ingresos, en otras palabras, “más impuestos”, que los aprobarán después del proceso electoral. Y con sonrisas y agachando la cabeza, como siempre, los salvadoreños recibiremos el nuevo paquetazo impositivo.

Además de esa incapacidad e ignorancia gubernamental, los salvadoreños tenemos que llevar “a cucucho una costalada” de funcionarios públicos que no saben ni la “o” por lo redondo de lo que es administrar, a tal grado que cuando se les pregunta cuánto es 4 x 4 contestan a coro: camionetas a todo terreno.

La crisis económica está afectando a miles de salvadoreños por tener salarios de hambre y las angustias de los desempleados. Lógicamente, esta crisis no afecta a los comandantes y a Don Funes porque se deduce claramente al contemplar las suntuosas residencias que tienen, autos que poseen, despilfarros y gustos extravagantes, con sueldos que el mayor es de $5,100 que corresponde a la presidencia. Realmente ese dinero es mágico.

Leer más...