Jueves 22 agosto 2019

Logo Central America Link

Del Estado de derecho al Estado criminal

Jueves 16 septiembre, 2010


Francisco Dall'anese Ruiz
La Nación, Costa Rica
 
Alguien dijo de la injusta distribución de la riqueza en el planeta: del otro lado del mundo el hambre mata, mientras de este lado la gente muere de mucho comer. Sin embargo, esta generalización resulta imprecisa.
 
En esta región del globo se ensancha permanentemente una brecha social –de enormes proporciones– entre los que tienen mucho y quienes sufren mayor escasez.
 
Una parte de la sociedad cambió el viejo conflicto entre necesidades básicas y su satisfacción, por la tirantez entre el deseo de lo superfluo y su tenencia efectiva. En este escenario, algunos logran colmar sus antojos por su capacidad adquisitiva; pero muchos, con posibilidades por debajo de sus aspiraciones, nunca satisfacen sus necesidades más elementales.
 
De siempre, los Gobiernos han observado un comportamiento pendular: procurando el equilibrio y ascenso social mediante agresivas políticas públicas, o abandonando la pobreza. Antes la desatención solamente generaba más miseria y el incremento de delitos contra la propiedad. El Estado no tenía competidor al frente, de modo que la indigencia solo inquietó a los Gobiernos cuando produjo revueltas o revoluciones.
 
En todos los países hay lugares olvidados, donde se nace y se muere sin oportunidades de desarrollo personal ni de movilidad social. Pero también en lugares centrales, la indiferencia estatal hacia ciertos sectores es causa del trabajo informal, caracterizado por salarios inferiores al mínimo de ley, insuficientes para cubrir las necesidades básicas y, obvio, para alcanzar lo superfluo.