Jueves 22 octubre 2020

Logo Central America Link

Del exceso a la mesura

Jueves 01 marzo, 2012


Sergio Muñoz Bata
La Prensa Gráfica, El Salvador

Las autoridades judiciales y policiales de Los Ángeles abogan porque California permita a los indocumentados solicitar licencias para conducir como medida de seguridad.

Para nadie es un secreto que en año de elecciones la hipérbole se vuelve costumbre y la mesura solo aparece ocasionalmente. Un buen ejemplo de lo primero sería la demagogia irracional del discurso de los candidatos republicanos sobre los indocumentados en el que proponen bardas y más bardas, auto-deportaciones “voluntarias”, arrestos masivos, segregación en la vivienda y toda clase de horrores para hacerles la vida más difícil aún.
Como ejemplo de lo segundo yo pondría las declaraciones que el jefe de la policía de la ciudad de Los Ángeles, Charlie Beck, hizo la semana pasada, y que reafirman mi esperanza de que algún día, ojalá no muy lejano, el país recuperará la razón y la brújula moral al hablar sobre este tema.

Lo que el jefe Beck dijo en una entrevista publicada en el diario Los Angeles Times fue que a su juicio los inmigrantes ilegales deberían poder sacar una licencia para conducir automóviles porque, “en realidad, todo lo que el estado de California ha hecho en los últimos 14 o 16 años no ha reducido ni una nota el número de indocumentados que conducen sin licencia”.

En cambio, explicó Beck, si se les permitiera a los indocumentados solicitarla, tendrían que pasar por un riguroso examen de manejo y aprenderse las leyes de tránsito. Así es, dijo Beck, como mejoraría considerablemente la seguridad en las carreteras de California y la policía contaría con una fuente de datos confiable para identificar a los conductores. “¿Por qué oponerse a que la gente tenga que someterse a un proceso riguroso de pruebas? ¿Por qué oponerse a contar con un sistema para identificar mejor a las personas que viven aquí?” preguntó Beck retóricamente.

De inmediato, las declaraciones de Beck animaron al procurador de Justicia de la ciudad, Carmen Trutanich, a solidarizarse con él reafirmando que el asunto debería ser entendido como “una cuestión de seguridad pública”. Y al día siguiente, fue el sheriff del Condado de Los Ángeles, Lee Baca, quien se sumó al dúo añadiendo que él apoyaría la idea de que se les permitiera solicitar la licencia a los indocumentados “que llevan años viviendo acá y que nunca han cometido ningún delito”, a más de algunas otras condicionantes.

Vale aclarar que esta no es la primera vez que las autoridades policíacas abogan por inyectarle racionalidad al tema. También William J. Bratton, quien fue jefe de la policía de Los Ángeles y de la de Nueva York, abogó en su momento por revertir la absurda situación en la que se encuentra California desde que Arnold Schwarzenegger asumió la gobernación del estado.

Leer más...