Martes 22 octubre 2019

Logo Central America Link

Desacreditar los partidos es jugar con fuego

Miércoles 07 septiembre, 2011


Príamo Alvarenga
La Prensa Gráfica, El Salvador

Recientemente, la cúpula empresarial realizó un evento donde 3 personajes de Bolivia, Ecuador y Venezuela expusieron el creciente deterioro que están sufriendo sus instituciones democráticas. No me quedé al intercambio de opiniones que los ponentes iban a sostener entre ellos y el público, por no afrontar el disgusto que ocasionan quienes, como el que hizo la introducción y coordinaría las discusiones, creen probar su vanguardismo o “juventud” mostrándose con barba sin recortar, despeinados, sin corbata donde todos la llevan; desagradan, repito, porque la única impresión que sugiere su desaliño es falta de baño.

Los panelistas, con pasado reciente de militancia política e intelectual de alto nivel, en sus intervenciones dejaron subyacente un factor común en las tragedias presentadas: el desprestigio de los partidos políticos que abrió las puertas a un caudillo populista y totalitarista.

La mejor descripción fue la del venezolano, porque comenzó desde el fondo del drama actual, analizando las responsabilidades que a cada sector cupieron en su gestación. También porque quizás se asemeja a nosotros, pues mientras en los otros dos los partidos agonizaron entre golpe y golpe de Estado, en El Salvador, un golpe es el antecedente mediato pero eficaz del que nacieran los institutos políticos. Nuestra reciente crisis política desencadenada a propósito de “la batería de resoluciones”, como la llamó este periódico, de la Sala de lo Constitucional, fue tomada por muchos como una ocasión para atacar despiadada e indiscriminadamente a los partidos, a “todos los partidos” como con aires de valentones generalizaban algunos.

Leer más...