Sábado 15 junio 2019

Logo Central America Link

Disminuir la desigualdad

Martes 17 agosto, 2010


Mauricio Silva

El Faro, El Salvador
 
Varias  organizaciones internacionales como el PNUD, CEPAL, y Banco Mundial, han vuelto a enfatizar recientemente la importancia de reducir la desigualdad como factor clave para lograr un mejor y más pronto desarrollo. Ha quedado demostrado que el crecimiento económico por sí solo no basta para superar el sub desarrollo; que la teoría del derrame, o sea que si el país crece todos nos beneficiamos, no funciona. Un crecimiento que no priorice  la pobreza y la desigualdad no solo no es viable en el mediano y largo plazo, sino que también produce serios problemas como des y sub empleo, crimen, corrupción, pobreza y falta de valores claves para una mejor calidad de vida. Por ello se afirma que derrotar a la pobreza y la desigualdad es el gran reto que enfrenta América Latina, que ello debe ser su prioridad política.
 
En la década que ahora termina, América Latina (AL) tuvo en promedio un constante y alto crecimiento económico y logró disminuir la pobreza, pero la desigualdad continúa siendo la más alta del mundo, incluso que la de África. Esta situación de la región más desigual del mundo esconde grandes diferencias al interior. El coeficiente de Gini de nuestro país, coeficiente tradicional para medir la desigualdad, lo sitúa en el grupo del medio, con el ingreso del 10% más rico 57 veces mayor que el del 10% más pobre.
 
Pero la desigualdad incluye varias otras dimensiones que la distribución de la riqueza. El Índice de Desarrollo Humano del PNUD mide varios de esos factores; su último informe resalta que existen factores objetivos de desigualdad como el acceso a bienes, servicios y mercados, y aspectos subjetivos como la formación de aspiraciones, la autonomía, aspiraciones de movilidad, calidad y eficacia de la representación política, acceso y calidad de los servicios por y para los grupos especiales como las mujeres y los pobres, y la capacidad redistributiva del estado.