Sábado 17 agosto 2019

Logo Central America Link

El 30% que exigen las damas

Lunes 27 septiembre, 2010


Juan Ramón Morales
La Estrella, Panamá

Las aspiraciones políticas de las damas panameñas que reclaman un espacio ‘impositivo del 30%’, es desde luego una aspiración legítima. Lo que no es legítimo, es que constituya carácter impositivo. Si vivimos en una democracia, lo lógico y juicioso es que se sumen en una unidad monolítica y obtengan ese 30%, en las primarias y finalmente en las elecciones generales, con votos muy superiores a cifras que no estoy en capacidad de calcular.

El problema, surge dentro del seno de las mujeres. Está bien que luchen por elevar la participación a que en acto de justicia tienen derecho, pero es imposible que por ley se diga que el partido tiene que postular en las nóminas el 30% de sus candidaturas a mujeres, de espaldas a los verdaderos principios democráticos, y al final en una contienda electoral tantas damas, como las que existen y ello lo confirman los censos nacionales, son incapaces de elegir a ese treinta por ciento. 

La incursión política de la mujer a nivel mundial si lo comparamos con los siglos de vida política, encontramos que esta incursión es de reciente data. El crecimiento de la incursión de la mujer en la política es un proceso de años y es precisamente en poder de la mujer en quien está. No le regateo el derecho que tiene las mujeres, en el devenir de la República, pero son ellas las que tienen el deber de lograrlo voto a voto, ese no es un derecho que se debe lograr por decreto o por ley, porque iría contra todo principio democrático.

En oportunidades anteriores he esbozado criterios sobre las primarias y sobre las elecciones generales y jamás he señalado que la balanza deber inclinarse a favor de los hombres, pero tampoco a favor de las mujeres; además, se impone que exista dentro de los partidos políticos frente de mujeres que hagan viable su lucha en buena lid y en procura del sitial a que tienen derecho, porque además de la forma como intelectualmente están creciendo, tienen en su haber el más grande de los apostolados, la maternidad..

Que empuñen las mujeres la bandera de su realización política, pero no pidan dádivas al margen de principios democráticos existentes, porque esta norma las disminuiría a la vista de ellas mismas.

Leer más…