Domingo 12 julio 2020

Logo Central America Link

El desencuentro

Viernes 29 octubre, 2010


Manuel Hinds
Elsalvador.com, El Salvador

Es una lástima que país esté estancado económica, política o socialmente, ya que tiene todas las condiciones para hacerlo, y de una manera sólida. Económicamente, el país tiene grandes oportunidades en agricultura, minería, logística, turismo y como destino de inversiones en esos y otros sectores —especialmente ahora que hay un boom de inversiones extranjeras en Latinoamérica. 

Como manifestación de la recuperación de los mercados internacionales, las exportaciones están creciendo rápidamente desde noviembre, a un ritmo anual de 14.6 por ciento las totales, y al 19 por ciento las no tradicionales (es decir, industriales) a Centroamérica y al resto del mundo. Estas exportaciones podrían estar atrayendo inversiones muy grandes para aumentarlas y para llenar demanda interna, en momentos en los que el sistema bancario tiene una enorme liquidez para financiarlas. El empleo generado por estas inversiones aumentaría la demanda interna, lo cual a su vez estimularía más inversión y producción. 

El punto en donde la cadena de la recuperación se ha roto: la inversión se ha caído de una manera catastrófica, bajando 4.7 por ciento de 2007 a 2008, y un 17.4 por ciento de 2008 a 2009. Como resultado de esto, la inversión de 2009 fue más o menos igual a la de 1998, once años antes, cuando la economía era 25 por ciento más pequeña que la de ahora.

La caída de la inversión explica perfectamente lo que está pasando, porque la inversión tiene un doble efecto en la producción del país. En primer lugar, la inversión es producción en sí misma —como cuando se construye una fábrica, o un edificio de apartamentos, que genera actividad económica, crea empleo y hace circular el dinero. En segundo lugar, la inversión crea capacidad de producción futura de bienes y servicios. Así, cuando la inversión baja, se reduce la producción inmediata y también la futura, lo cual rebaja las expectativas de los inversionistas, que invierten menos para una economía que va a crecer menos. 

Leer más…