Jueves 21 enero 2021

Logo Central America Link

El fracaso de la tableta de RIM compromete a Blackberry

Lunes 05 diciembre, 2011


El camino se va llenando de cadáveres por seguir la estela de Apple. Su tableta iPad es imbatible, sobre todo si la competencia pone los mismos precios. HP acabó tirando los suyos para deshacerse de sus tabletas en stock, ahora es RIM, fabricante de los móviles Blackberry, que en sus próximas cuentas trimestrales asumirá un cargo de 485 millones de dólares (360 millones de euros ) por la acumulación de tabletas PlayBook en su inventario. Según algunos analistas financieros son 1,2 millones de tabletas que tiene sin vender y, además, con un sistema operativo que se ha quedado obsoleto.

La PlayBook fue una de las muchas tabletas que se lanzaron como alternativas a la de Apple. Todas sin excepción han fracasado en su intento de competir con iPad, pero algunas incluso han arrastrado en su hundimiento al resto de la empresa. Parece ser el caso de la PlayBook. Sus ventas nunca cumplieron las expectativas, pero aún así en su primer trimestre de existencia se vendieron medio millón de unidades, 250.000 en el segundo y sólo 150.000 en el tercero.

En las últimas semanas, las principales cadenas de distribución de Estados Unidos y Canadá ofrecen la PlayBook a precios de saldo. En su página, regala una tableta a todo aquel que compre dos. Pero, a diferencia de HP, RIM va a insistir. "El mercado de las tabletas está aún en la etapa infantil", explicó el viernes Mike Lazaridis, codirector ejecutivo de RIM, para confirmar que seguirán con este producto. Lazaridis añadió que el nuevo software de la tableta, PlayBook OS 2.0, hará que el aparato sea más atractivo.Pero antes necesita limpiar el inventario.

Sus apuros con este aparato han coincidido con el gran fallo de la mensajería de las Blackberry, buque insignia de la empresa, y que le va a costar otros 50 millones de dólares en indemnizaciones. Y también con una caída imparable de su acción en bolsa (de 70 dólares a 17 en apenas siete meses), en parte por la pujanza de los móviles Android. Lazaridis, que reconoció que no cumplirán las expectatrivas de beneficios ni este año ni el siguiente, confía ciegamente en PlayBook.

Fuente: El País