Viernes 19 julio 2019

Logo Central America Link

El nuevo gasolinazo

Jueves 23 febrero, 2012


Sergio Zavala Leiva
La Prensa, Honduras

Un ex funcionario gubernamental y que a la sazón fungió como ministro de Industria y Comercio denunció recientemente el contrabando de combustible por las aduanas del país, ilícito que la Comisión Administradora de Petróleo, CAP, ha llamado eufemísticamente “trasiego ilegal de derivados del petróleo”.

De acuerdo a los funcionarios de ambas entidades públicas este delito se ha venido cometiendo en la zona atlántica, en donde el combustible ha ingresado por vía marítima para extenderse posteriormente a las aduanas terrestres del país, principalmente a las Aduanas de El Salvador y Guatemala, cuyos empleados y funcionarios se han hecho de la vista gorda, puesto que no han visto ni las enormes barcazas ni las centenares de pipas que ingresan con el combustible sin el pago o liquidación de los derechos aduaneros y fiscales, en una actitud que los hace responsables por omisión en este otro millonario fraude.

Las compras de combustible las realizan los contrabandistas en las Zonas Libres de Guatemala y El Salvador, de lo que resulta que también estos países son burlados al omitirse el pago de los Impuestos de Internación correspondientes al darse salida al combustible como exportación hacia Honduras por medio de Guías de Tránsito Internacional, en cuyo destino final se borran las evidencias de este monstruoso delito.

Bajo este esquema delictivo se ha venido produciendo desde aquellos países hacia el nuestro, un tráfico ilícito y sistemático de combustible en forma masiva, siendo evidente que por su planificación y ejecución sea una actividad propia del crimen organizado en contubernio con algunas autoridades hondureñas que en teoría, les acarrearía responsabilidades punitivas y resarcitorias por su tolerancia o permisividad.
Evidentemente existe defraudación fiscal porque se omite el pago de los derechos de importación, y contrabando, puesto que los combustibles ingresan en forma clandestina al país, aunque en los formularios que deben haberse presentado en los dos países relacionados, debería constar el nombre del transportista, y de los importadores, que a lo mejor habrán operado con nombres y denominaciones sociales falsos como ha ocurrido en el pasado.

A pesar de la gravedad de la denuncia del ex Ministro de Industria y Comercio sobre estos hechos, no se ha investigado todavía nada, no hay detenciones ni señalamientos de los responsables, ni tan siquiera se sabe por parte de la Dirección Ejecutiva de Ingresos, DEI, el monto de la evasión fiscal, más que las declaraciones de la titular de la CAP, que afirma en tono triunfal, como alguien que ha descubierto la verdad, que estas importaciones se vienen haciendo por empresas fantasmas.
Y colorín colorado, que este artículo ha terminado.

Leer más...