Miércoles 11 diciembre 2019

Logo Central America Link

El pacto económico y social

Lunes 06 septiembre, 2010


J.E. Mejía Uclés
La Tribuna, Honduras
 
 
Dada la situación económica y social del país y enmarcada dentro de la Constitución de la República, se hace necesario enfrentar el desarrollo futuro bajo un Pacto Económico y Social o Pactos de la Modernidad, que reflejen la coyuntura actual de la nación en el ámbito centroamericano, así como su posicionamiento en el contexto internacional.
 
El diagnóstico de la situación económica del país, se puede calificar de grave debido a la confluencia de diversas crisis. Tal diagnóstico debe de servir de base para adoptar las medidas, que dentro de un marco de una economía social de mercado resultan imprescindibles para sanear y reformar la actividad económica, permitiendo con ello su superación.
 
 Actualmente existe vacilación hacia lo que pueda sobrevenir, no hay conjunción de intereses en el equipo de gobierno, indecisión por falta de programas que puedan superar la crisis que vivimos. Se está pensando en aumentar impuestos versus la caída de las inversiones, del empleo y la pérdida de confianza en quienes nos gobiernan. Es fundamental la inversión privada para superar la actual crisis que enfrenta el país, pero para ello es necesario que existan reglas claras que permitan superar el grado de incertidumbre  que vivimos.
 
Varios pueden ser los Acuerdos que conformarían ese Pacto Económico y Social. El primero de ellos, un Acuerdo sobre la Reforma de la Economía, este es tal vez desde los años 80 la asignatura pendiente de la República, en aquellos años pudo ser el tema político, pero hoy y precisamente en la coyuntura actual, lo económico y social es lo que prima. Una Política Tributaría, sobre este tema se ha legislado, pero, han sido parches. Una Política de Seguridad Social; los beneficios de la seguridad social son parciales y no llegan a toda la población. Una política de Precios y Salarios, lo más importante sobre este tema es que los salarios vayan de acuerdo con la productividad de los trabajadores; aquí encaja la reducción del aparato gubernamental y el crecimiento de la producción y por ende del desarrollo económico.
 
Considero que en las actuales circunstancia que vivimos es imperativo buscar iniciativas que conduzcan a Honduras, a recuperar su posición como país deseoso de situarse a un nivel que le permita superar los conflictos, las deficiencias y la falta de diálogo entre las partes que componen su sociedad.
 
“Hay crecimiento económico sin empleo, pero también hay recesión, hay que buscar que en esta etapa de poco crecimiento económico se genere el trabajo”.