Miércoles 22 mayo 2019

Logo Central America Link

El PRD del 14

Martes 15 noviembre, 2011


Mario A. Rognoni
La Estrella, Panamá

Nunca pensé que me preocuparía por los retos que tendría el PRD de lograr la Presidencia y control del gobierno nacional en el 2014.

Admito que tengo una extraordinaria confianza en los técnicos y especialistas miembros de nuestro partido, creo que difícilmente ningún otro partido tiene la cantidad de profesionales con experiencia para el manejo del gobierno. Pero los técnicos y profesionales no son los candidatos. Lo concreto es que al final del camino el presidente electo será quien designe quienes sean los llamados a acompañarlo en el gobierno y tenemos el peligro real de que quien gane busque igual que sus antecesores a sus amigos, allegados o miembros de su círculo intimo.

Si algo caracterizó al general Torrijos fue, como el la llamó, lideró una revolución del talento. Buscó a los jóvenes mejor preparados y con ellos inició su revolución. Era un tiempo donde no había preocupación política ni partidista, simplemente se trabajaba por Panamá. Hoy, 21 años después de reiniciada la democracia, Panamá pasa por un gobierno que tiene preocupados a propios y extraños, por las condiciones en que terminará el mismo. Si ayer nos preocupábamos por una deuda externa de 5,000 millones de balboas, hoy vemos como que muy probablemente en el 2014 tendremos más de 16,000 millones de deuda externa y con posibilidades de que sean más.

El gobierno actual ha hecho dos cosas peligrosas para las finanzas públicas. Ha adquirido compromisos no registrados en las finanzas actuales, por ser contratos llave en mano, que al finalizar las obras se sumarán a los compromisos actuales. Por otro lado, los subsidios al pueblo se han triplicado con programas que seguirán creciendo con el aumento poblacional, como los 100 a los 70 y la beca universal a todos los estudiantes, adicional a la entrega de útiles a los estudiantes. No dudo que muchos de estos programas son positivos dentro de las necesidades del pueblo, pero se requerirá un manejo financiero capaz de sostenerlos al tiempo que se den las inversiones y el costo del manejo del gobierno. No podemos asumir que los ingresos seguirán aumentando, en un mundo donde las crisis financieras eventualmente podrán afectar igualmente nuestro crecimiento.

Por otro lado, no dudo que mucho del auge actual hay que atribuirlo directa e indirectamente a la ampliación del Canal, obra que se convirtió en un atractivo sin paralelo a los inversionistas extranjeros. El actual gobierno ha confundido los buenos tiempos de ahora con buenos tiempos para siempre, el viejo principio de guardar para las vacas flacas desapareció de sus finanzas. Lo ideal, haber aprovechado para reducir nuestra deuda aprovechando el auge, se desperdició con la política de utilizar todos los recursos para inversiones y subsidios.

Leer más...