Jueves 24 junio 2021

Logo Central America Link

El tea party y la ola conservadora

Lunes 08 noviembre, 2010


Héctor Mairena
El Nuevo Diario, Nicaragua
 
Si el gran perdedor de las elecciones legislativas en los Estados Unidos ha sido el Partido Demócrata y en particular el Presidente Barak Obama, cuyas posibilidades de reelección en 2012 han sido severamente golpeadas, el gran ganador es el Tea Party, el nuevo fenómeno conservador.
 
El Tea Party es una corriente de opinión devenido a movimiento de presión, que toma su nombre del conocido como Motín del Té, hecho ocurrido en Boston en el año 1773, cuando pobladores de la colonia norteamericana lanzaron al mar un cargamento de té como una protesta frente a las decisiones del Parlamento Británico de establecer impuestos a la importación que se hacía desde las entonces colonias británicas de varios productos, entre ellos el té. 
 
El movimiento Tea Party surge en 2009 aglutinando de forma creciente a ciudadanos estadounidenses, especialmente de la clase media, que se declaran en primer lugar inconformes por la situación económica, pero que rápidamente ha desembocado en posiciones ultranacionalistas, conservadoras y racistas que focalizan sus ataques en el Presidente Obama.
 
Si bien el Tea Party declara no ser parte de ningún partido político en particular, lo cierto es que el último año se ha constituido en el motor del Partido Republicano y algunos de sus principales cabecillas, como Rand Paul y Marco Rubio, han llegado ahora al Senado estadounidense en sus ancas y la ex candidata a la vicepresidencia por ese partido, Sarah Palin, célebre por sus gazapos y posiciones fundamentalistas, figura como una de sus principales animadoras.
 
El control de los republicanos de la Cámara de Representantes y su peso insoslayable en el nuevo Senado, impondrán en la agenda legislativa de los Estados Unidos, las posiciones más conservadoras en materia social, migratoria y en la política exterior. Obama frente a eso tendrá necesariamente que ceder o dar desde ya virajes unilaterales.