Martes 29 septiembre 2020

Logo Central America Link

Elecciones vs. Educación

Viernes 02 diciembre, 2011


Augusto Zelaya Ubeda
El Nuevo Diario, Nicaragua

Nunca he visto una movilización tan importante de personas durante un proceso electoral. Autobuses, camionetas, carros...en fin; en todo medio posible, miles de personas eran trasladadas de aquí para allá, unos a enfrentar a otros y, los más, a rotondas y centros de reuniones. Empleados públicos y estudiantes cuidadosamente chequeados en su asistencia. Sobre estos últimos quiero expresarme.

Según cálculos de maestros, este año la calentura electoral arruinó 120 días de clases, sobre todo de alumnos de Secundaria. ¡Casi la mitad del Año Escolar! Este fenómeno ha sido visto sin la importancia que tiene. No soy anti nada; más bien soy pro todo, es decir, creo que todo se puede mejorar y, en este sentido, ojalá este escrito sirva a padres de familia, maestros y autoridades para valorar su actitud.

Un maestro calculaba en casi la mitad de la población escolar de colegios públicos de Managua que “asistió” a “rotondear”. En términos numéricos, en esos días fueron “movilizados” cerca de 80.000 estudiantes y unos 2.000 maestros.

Las “cifras oficiales “indican que, el Costo Promedio Anual de un alumno de Secundaria está en US$ 250.00. Si un alumno perdió 120 días, perdió un poco menos que la mitad del Año Escolar. Ergo, por cada alumno el Estado malogró US$ 125.00. El total del abuso a esos jóvenes: 80.000 x US$ 125.00 = ¡US$ 10 millones!!

Además, 2.000 maestros no impartieron clases 4 meses calendario (2.000 x US$ 200 x 4= US$1.6 millones.)
¡En total, se abusó, a través del Sistema Educativo por unos US$ 11.6 Millones! ¡Dólares…! ¡Si fuéramos chilenos deberíamos multiplicarlo por siete!

Si usted adiciona el costo de buses, camiones, personal de la Seguridad y Control ¡Mi Dios Bendito! los Costos del Tiempo/ Estudio… y los Universitarios. Llegamos fácil a US$....? millones perdidos!!!...

Entonces, usted Padre de Familia… que experimentó el abuso que hicieron de su hijo al hacerlo perder casi la mitad de su educación, sepa que usted es cómplice, o, al menos, abusado.

Leer más...