Lunes 26 septiembre 2022

Logo Central America Link

Empresa italiana con sede en México pone sus ojos en el istmo

Jueves 24 noviembre, 2016


 

Luego de poco más de dos años de planeación y una inversión que al día de hoy supera los $14 millones, Grupo Prysmian, empresa de origen italiano que tiene en sus manos 7% del mercado de cables a nivel global, abrirá a finales de enero en Durango, México, su nueva planta de desarrollo de fibra óptica.

Las instalaciones estarán ubicadas junto a la fábrica que la compañía ya tiene en la entidad, la cual hoy está enfocada a producir principalmente cables especializados para arneses requeridos por las industria automotriz y aeroespacial.

Esta nueva planta, que la compañía pretende que produzca entre cinco y ocho millones de kilómetros de cable de fibra óptica, con los que se posicionaría como la más importante para Prysmian a nivel continental, se encargará de abastecer principalmente a la costa oeste de Estados Unidos, además de México, Centroamérica y Colombia.

Sin embargo, estos planes podrían cambiar en las próximas semanas debido a un factor que hace 24 meses nadie tenía en mente y que hoy es una realidad: La elección de Donald Trump como el próximo presidente de Estados Unidos y sus intenciones por renegociar o, inclusive, romper el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Y la posibilidad de que esto suceda preocupa a la compañía. Así lo explica a Forbes, Valerio Battista, CEO global de Grupo Prysmian, quien advierte que el TLCAN y su funcionalidad fue  efectivamente una de las razones por las que decidieron asentarse en México.

Pero, ¿cuál sería la estrategia de Prysmian si las amenazas de Trump se hicieran realidad? Battista dice estar preparado para cualquier escenario y señala que ante este hecho, además de México, buscarían fortalecer su presencia sobretodo en la zona de Centroamérica.

De esta manera lo expresa Jaouad Ben-Hamman An-Naseri, director de la compañía para México, Centroamérica y Caribe, quien advierte que en esta zona existen casos muy interesantes de expansión en el tema como el de Panamá.

“Centroamérica está teniendo un crecimiento en la parte de telecom similar al de México, sus necesidades cada vez son más fuertes porque también está viviendo esta transformación hacia la red, Panamá, por ejemplo, es uno de los países que más está invirtiendo en infraestructura digital por la apuesta logística que tienen”, afirmó.

Su mira también estaría enfocada en posicionarse más en Colombia, con quien ya desde este año establecieron lazos de negocio, tras el apoyo que proporcionaron al país durante el primer semestre para volver a echar a andar la central hidroeléctrica de Guatapé, propiedad de Empresas Públicas de Medellín, tras el incendio que sufrió. En específico, la compañía envío hasta el país cafetalero más 800 toneladas de cable de alta tensión.

“Colombia también está invirtiendo muy fuerte y eso significa para nosotros una buena oportunidad para hacer negocios, en particular estamos siguiendo muy de cerca los proyectos de cable submarino que se están barajeando y que conectarían al país con Panamá”, detalla.

Actualmente, expone Ben-Hamman, la compañía en Centroamérica cuenta con relaciones comerciales fuertes con empresas de telecomunicaciones como Tigo, Une y Movistar, a quienes ya ha vendido sus productos.

Se presente o no el escenario del fin del TLCAN, el ejecutivo de la firma italiana tiene claro que para finales de 2017 la compañía debería estar teniendo en su poder ya un 11% del mercado de cable para telecomunicaciones en toda esta zona, algo que sabe no será sencillo pero que espera con el aval de su tecnología se pueda alcanzar.