Lunes 26 octubre 2020

Logo Central America Link

Empresarios de Costa Rica dicen “No” a más deuda externa

Martes 03 enero, 2017


 

La recomendación de que el gobierno de Costa Rica financie con más deuda externa sus gastos como sugirió Olivier Castro, presidente del Banco Central, es rechazada ampliamente por el sector privado.

De concretarse, esta medida se generaría una apreciación inducida, la cual pasaría el costo del ajuste al sector productivo, de acuerdo con la Cámara de Exportadores.

Para este año que recién empieza, el  Banco Central estima que el déficit fiscal ascenderá a un 5.9 por ciento de la producción nacional, superior al 5.1 por ciento que cerró 2016.

La noticia trascendió en la presentación del programa macroeconómico, el cual señala un entorno internacional “favorable” y una estabilidad global, por lo que existiría una ventana de oportunidad para que el país defina e inicie el ajuste en el desbalance fiscal.

De esta forma, en los años venideros se podría estabilizar la deuda pública con respecto al PIB.

“Con las condiciones actuales, el costo de ese ajuste sería relativamente moderado y gradual y con beneficios futuros altos, mientras que se facilitaría el apoyo de organismos internacionales como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo y, por ende, el acceso al financiamiento externo para proyectos de inversión. Hacienda debe buscar alternativas en el mercado internacional”, dijo Castro.

Las medidas, de acuerdo con el presidente del Banco Central, permitirían frenar el deterioro de las finanzas públicas y se convertiría en una medida alternativa en caso de que el Congreso no apruebe los nuevos impuestos de IVA y cambios a la renta.

Para el sector productivo, el déficit fiscal debe resolverse conteniendo el gasto y aprobando reformas complejas como la Ley de Empleo Público, que limitaría los pluses de los burócratas y bajaría de 20 años a ocho años el tope máximo de cesantía.

La posibilidad de endeudarse afuera debe analizarse con mucho cuidado y supervisión, además de evitar que el dinero se use para financiar gasto corriente, debido a que la medida de urgencia no serviría para resolver el problema de fondo en las finanzas públicas, de acuerdo con Luis Diego Herrera, analista del Grupo Financiero Acobo.