Martes 20 agosto 2019

Logo Central America Link

Empresas, responsabilidad y desarrollo

Viernes 10 septiembre, 2010


Roberto Moreno Godoy
El Periódico, Guatemala
 
¿Cuáles son los impactos ambientales de la producción?, ¿cómo se puede medir y controlar la huella ambiental de la empresa?, ¿qué mejoras de procesos e insumos aumentan la productividad?, ¿cómo se puede manejar los desechos y fortalecer la eficiencia energética?, ¿qué renovación tecnológica ayuda a minimizar el efecto de la contaminación?, ¿cómo incidimos en el cambio climático?, ¿cómo fortalecer la cadena de valor?, ¿cómo pueden las empresas colaborar en la construcción de la ciudadanía?, ¿cómo podemos medir el impacto de nuestras acciones en la comunidad?, ¿cómo atiende la empresa las costumbres y diferencias culturales y cómo puede vincularse con los gobiernos locales y otros líderes locales?, ¿cómo se puede equilibrar la agenda del negocio con la agenda de desarrollo?
 
Estas y otras importantes cuestiones fueron abordadas esta semana durante el Foro Nacional de CentraRSE, cuyo lema fue “Empresas, responsabilidad y desarrollo”. Una concurrida audiencia atendió la invitación para conversar sobre las nuevas tendencias de la responsabilidad social empresarial. La intervención de dos invitados internacionales, los comentarios de panelistas de distintos sectores y la realización de mesas de diálogo permitieron abordar temas vinculados al medio ambiente, la cadena de valor, la relación con las comunidades y el desarrollo. Aunque el debate reafirmó la noción de que el principal rol de una empresa es crear valor económico y financiero, también acotó que sus operaciones tienen un fuerte impacto social y ambiental, que no deben ser descuidadas. El foro permitió conocer los casos de corporaciones y empresas pequeñas y medianas que han logrado compatibilizar su agenda de negocios con las necesidades de la sociedad, impactando así positivamente en su entorno, generando bienestar incluso para las comunidades aledañas.
 
Las empresas tienen la posibilidad de hacer la diferencia en el lugar donde operan. Dependiendo de la ruta que escojan, pueden crear riqueza, estabilidad y prosperidad o bien, contribuir a generar desempleo, contaminación y crisis financieras. Todos esperamos que opten por el primer camino, constituyéndose en agentes positivos de cambio. La responsabilidad social empresarial no sólo es relevante para la sociedad, sino que es necesaria para la competitividad y sostenibilidad de las empresas. Quienes asumen este compromiso con seriedad no sólo tienen el potencial de transformar al país a través de la forma en que hacen negocios, sino que, al hacerlo, logran desarrollar nuevas ideas, acceder a nuevos mercados, agenciarse de la confianza de la población y resolver problemas recurrentes. El foro concluyó con una invitación a todas las empresas a constituirse en efectivos agentes de cambio.