Martes 25 febrero 2020

Logo Central America Link

En la nueva era hiperconectada, internet se está quedando sin direcciones IP

Miércoles 26 enero, 2011


MUNDO

Ahora que teléfonos, electrodomésticos y vehículos también pueden conectarse a internet, el grupo encargado de la organización de la red se está quedando sin direcciones IP disponibles para identificar los destinos del tráfico digital.

La anunciada solución a este problema es cambiar a un protocolo llamado IPv6, que permite alojar millones de millones de direcciones de internet, mientras el protocolo actual, IPv4, provee apenas 4.000 millones, más o menos. "El enorme espacio de direcciones de internet se agotará en las próximas semanas", dijo el ingeniero de Google Lorenzo Colitti, que dirige la transición del gigante grupo estadounidense al nuevo estándar. "En cierto sentido, vamos a chocar contra una pared. Tenemos que hacer algo y la norma IPv6 es la única solución real de largo alcance".

El espacio de direcciones es una reserva de direcciones IP, gestionada por la organización sin fines de lucro ICANN (Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números), con sede en California. La ICANN ha estado pidiendo cambiar a IPv6 desde hace años, pero los sitios web y los proveedores de servicios de internet se han aferrado al viejo protocolo.

La cantidad de direcciones que puede albergar IPv6 es la astronómica cifra de 340 con 36 ceros, más que suficiente para asignar millones de millones de números IP, según el jefe de la ICANN, Rod Beckstrom. "Creo que si de alguna manera vinculáramos una dirección IP a cada átomo, entonces empezaríamos a tener problemas", dijo Beckstrom sobre IPv6 en una entrevista.

Con cerca de 7.000 millones de personas en el planeta, el protocolo IPv4 no permite que todo el mundo tenga un aparato con su propia dirección IP. Esta situación ha sido equiparada con no tener suficientes números telefónicos para cubrir todo el globo. 

El esfuerzo y el gasto que implica hacer el cambio al protocolo IPv6 recaerá sobre todo en los proveedores de servicios de internet, las páginas web y los operadores de redes, que tienen que asegurarse de que los sistemas puedan manejar las nuevas direcciones y dirigir correctamente el tráfico. La mayoría de los consumidores no notará el cambio, aunque puede ser que algunos necesiten actualizar los 'routers' o modems con los que se conectan a internet.

Fuente: Yahoo Noticias