Lunes 22 julio 2019

Logo Central America Link

En todos lados crece movimiento de inconformes

Martes 04 octubre, 2011


Oscar Clemente Marroquín
La Hora, Guatemala

Empezó en el Medio Oriente y se fue propagando por muchos lugares del mundo. La gente inconforme con la situación de su país y la conducción no sólo de los asuntos públicos sino de las finanzas en el sector privado, ha ido uniéndose para realizar distintas expresiones de protesta que nos demuestran un rápido crecimiento al punto de que se puede hablar ya de un movimiento global que se manifiesta lo mismo en Europa que en Norteamérica, donde los trinquetes de Wall Street son el blanco de la indignación.

Por supuesto que decir que en “todos lados” es una verdadera exageración, porque hay sitios como Guatemala donde a pesar de que hay tanto por qué estar inconforme, lo único que crece es la cantidad de conformistas, de gente que acepta las cosas tal y como son sin chistar ni preocuparse por las consecuencias. Siempre he pensado que el nuestro es un país donde no se puede uno explicar la existencia del conservadurismo porque viendo bien las cosas no hay mucho que conservar y sí mucho que cambiar, renovar, oxigenar y hasta revolucionar si es que vale el término. Porque no puede ser que nuestra sociedad siga mostrando los niveles de violencia que enlutan a tanta gente, los niveles de alimentación que mantienen desnutridos a nuestros niños, un sistema hospitalario que sirve para que los vendedores de medicinas sigan amasando millones mientras la gente se muere por cualquier infección intestinal. No podemos tolerar un país sin justicia, donde campea la impunidad y se alienta la corrupción, pública y privada, como parte de un sistema que presume con su principal producto de exportación, el de nuestra mano de obra, porque mantiene el ritmo de nuestra economía que sin las remesas de los chapines que se parten el alma trabajando afuera y el dinero sucio del crimen organizado, hubiera tronado hace rato.

Esas pinceladas debieran ser suficientes para que Guatemala fuera ejemplo en cuanto a la consolidación de un movimiento de inconformes, porque tenemos abundantes razones para protestar, para estar a disgusto con la forma en que se dan las cosas en nuestro país. Y no es únicamente el gobierno el culpable de lo que sucede, sino que hemos relajado tanto los valores que damos por aceptable cualquier trinquete y el surgimiento de cualquier fortuna, sin que importen los medios ni los instrumentos que se usaron para amasarla.

Viendo las imágenes de los inconformes que protestan por la forma en que el dinero del público norteamericano se lo repartieron en bonos los ejecutivos de las grandes empresas financieras, piensa uno si no sería tiempo de que en Guatemala también protestemos por la forma en que los fideicomisos son administrados cínicamente por las más “respetables” instituciones para tapar los hueveos de los más descarados ladrones de nuestro entorno.

Leer más...