Tendencias

Energía hidroeléctrica con poca potencia

 
Martes 14 Febrero, 2017
Enviar

 

Si América Central hiciera arreglos razonables con las poblaciones locales y redujera la corrupción en la adjudicación de los grandes contratos, podría explotar muchos ríos para producir la energía hidroeléctrica, más limpia y barata que los combustibles fósiles, y más confiable que las fuentes eólicas o solares.

Mientras tanto, los conflictos con los pueblos indígenas, así como los pobres controles financieros, están frenando la mayoría de los proyectos actualmente en la mesa de trabajo.

En Costa Rica, la Corte Suprema de Justicia ha fallado a favor de los objetores indígenas de la represa de Diquís, con una capacidad de unos 600 megavatios.

En Guatemala, Hidro Santa Cruz, filial de la transnacional española Ecoener-Hidralia, anunció que abandonaría sus planes de proyectos hidroeléctricos tras ocho años de resistencia de los poblados.

En total, la construcción de unas 14 centrales hidroeléctricas guatemaltecas, que representan una inversión total de más de $1 mil millones, está congelada.

Otro factor que frena el desarrollo, es la preocupación por las prácticas corruptas.

En Nicaragua, se suspendieron planes para el proyecto de 250 megavatios de Tumarín, por un valor estimado de $ 1,1 mil millones, cuando un tribunal federal de Brasil el año pasado detectó irregularidades en un contrato concedido a dos empresas brasileñas, Queiroz Galvão y la estatal Eletrobras.

El proyecto Changuinola 2 de Panamá puede por su parte enfrentarse a serios reveses, tras las denuncias de soborno contra la desarrolladora brasileña Odebrecht.

En El Salvador, mientras tanto, el proyecto El Chapparral fue abandonado por la empresa italiana Astaldi tras los daños causados ​​por las tormentas en 2010 y varios años de inercia.

El único proyecto hidroeléctrico actualmente en ejecución es la represa construida por una empresa china en el río Patuca de Honduras, parte del compromiso del gobierno hondureño de alcanzar el 95 por ciento de la generación de energía a partir de recursos renovables para 2027.