Viernes 14 mayo 2021

Logo Central America Link

Entre el populismo y la derecha

Lunes 19 septiembre, 2011


Danilo Valladares
La Prensa, Honduras

Una reforma profunda a las normas electorales y de partidos podría haber mejorado el panorama político guatemalteco. Pero ese desafío seguirá pendiente. Los guatemaltecos afrontarán una decisión de hierro en la segunda ronda de las elecciones presidenciales del 6 de noviembre: el general retirado Otto Pérez Molina, del derechista Partido Patriota, o el empresario Manuel Baldizón, del populista Partido Líder.

Pérez Molina, acusado de crímenes durante el conflicto armado interno (1960-1996) y de responder a intereses de grupos empresariales poderosos, obtuvo el primer lugar con 36% de los votos en los comicios del domingo 11, según el escrutinio de 97.15% de los sufragios, anunciado este lunes por el Tribunal Supremo Electoral.
Le siguió Baldizón, un exdiputado señalado por presuntas anomalías en el Poder Legislativo y empresario caracterizado por promesas polémicas, con 23.27% de los sufragios. Ninguno de los dos obtuvo la mitad más uno de los votos emitidos para ganar en primera vuelta y volverán a competir el 6 de noviembre.

En tercer lugar se ubicó el matemático del derechista partido Compromiso, Renovación y Orden (CREO) Eduardo Suger, mientras la indígena y premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, candidata del Frente Amplio, una coalición que aglutina a varios partidos pequeños de izquierda, ocupó una de las últimas casillas con algo más de 3%.

En ambiente de fiesta cívica, más de 4 millones de personas se pronunciaron para elegir la fórmula presidencial para el período 2012-2016, 158 escaños del Congreso legislativo unicameral, titulares de 333 alcaldías y 20 representantes al Parlamento Centroamericano. La jornada marcó la más alta participación electoral desde 1985. La abstención fue de 35% de los 7,3 millones habilitados para votar.

Leer más...