Lunes 23 septiembre 2019

Logo Central America Link

Esperar

Martes 15 junio, 2010


Orlando Henríquez
La Tribuna, Honduras


Ahora  que tienen amenazado a muerte a Pepe Lobo, como Presidente de la República de Honduras.

Aún cuando la noticia no se cree, pasa del morboso deseo de aquellos a quienes por su exceso de honestidad en lo ajeno guardado como suyo fueron catalogados al igual que gobierno peligroso que debía ser expulsado por aquello de que los engranajes de la nueva dictadura querían, además, expulsar la doctrina democrática y ponerla en las rodillas del presidente de Venezuela.

El susurro, la insistencia perversa al estilo de los brujos que reza para producir el mal y predicándolo, debería ser, más bien, una carta más para que Lobo abandonara los viajes en avión y mandara en misiones a los hombres de su gabinete, a menos que ninguno tuviera capacidad alguna de negociar lo nuestro de manera favorable.

Posiblemente soy poco observador, pero sí he notado que países un poco más poderosos que el nuestro envían sus representantes a negociar tratados y cuando uno de estos es de envergadura el presidente de la República, o la autoridad correspondiente acude a la firma; los discursos y la firma le son útiles al presidente para afianzar su discurso, celebrar la ocasión con una copa de champán y salir a continuación de huida, para no dejar abandonado en mucho el nido.

Aquí lo necesitamos para que todo pueda caminar no con sólo su presencia sino dirigiendo los planes de engrandecimiento patrio, de producción, de ahorro, de encontrar los medios para evitar la fuga de juventud y aprovecharla entre nosotros y no en tierras lejanas y ajenas.

. Mientras afuera, muchos del régimen de Zelaya, que sufren la amnesia pues ya no recuerdan en dónde pusieron los billetes que hicieron desaparecer y la autoridad es más blanda que colchón de plumas, gozan y se divierten de la libertad ganada e incluso forman parte del mismo alero gubernamental.

Leer más…