Lunes 16 diciembre 2019

Logo Central America Link

Estabilidad competitiva

Lunes 20 septiembre, 2010


Ernesto A. Holder
La Estrella, Panamá

No deja de causarme sorpresa y un gran signo de interrogación cuando leo noticias como las difundidas la semana pasada sobre el crecimiento económico de Panamá y su posición en listas y alineaciones regionales y globales, con respecto a sus posibilidades de desarrollo y su futuro.

La noticia dice que Panamá ascendió ‘significativamente’, pasando de la posición 59 a la 53, en los resultados que publicó el Foro Económico Mundial sobre el Índice Global de Competitividad para 2010—2011. Nuestro país se coloca en la segunda posición del escalafón en América Latina, superado únicamente por Chile. En Centroamérica lidera Panamá (53 en la lista global), le sigue Costa Rica (56), Guatemala (78), El Salvador (82), Honduras (91) y Nicaragua (112). Chile, Puerto Rico (puesto 41) y Barbados (puesto 43) son las únicas tres economías de América Latina y del Caribe que se clasificaron entre los 50 primeros puestos del informe.

Dije que no dejaban de causarme sorpresas estas mediciones, porque definitivamente algunos vemos las opciones de nuestro país desde dos perspectivas muy diferentes y que dejan estos resultados para mucha discusión y análisis. En el escenario del desarrollo nacional, una cosa es estar en las gradas y otra en el terreno y, estando en el terreno, observando las circunstancias cotidianas, es cuando más me asaltan las dudas sobre si estamos hablando del mismo país. Sabemos que las comparaciones son incómodas y en muchas ocasiones injustas. Pero, tan solo hace 25 a 30 años las generaciones y dirigentes de la época trabajaron afanosamente, muchas veces exponiendo sus vidas, reclamando el derecho de nuestro país a ser soberano.

Las reclamaciones se fundamentaban en las consecuencias que provocaba sobre el desarrollo de la nación la presencia del enclave colonial conocido como la Zona del Canal, con todo y sus 14 bases militares norteamericanas. Las manifestaciones y protestas de la época se dieron en el marco de una lucha más estratégica y compleja de la nación, que libraron generaciones de panameños y que concluyó con la firma de los Tratados Torrijos—Carter en 1977 y la posterior entrega del Canal a manos panameñas, el 31 de diciembre de 1999. Esa conquista, completada parcialmente el 31 de diciembre de 1999, abrió las posibilidades de que nuestro país hiciera uso de una importante parte de su territorio que por toda nuestra vida republicana estuvo vedada a ser incluida dentro de los planes de desarrollo nacional.

Leer más…