Martes 10 diciembre 2019

Logo Central America Link

Ética y responsabilidad social empresarial

Miércoles 15 diciembre, 2010


Samuel Pérez
El Periódico, Guatemala
 
Hace poco visitó mi aula el presidente del World Petroleum Councyl, Randy Gossen. Mencionó que “las empresas no prosperarán donde la sociedad tiende a fracasar. La comunidad tiene el derecho de gozar los beneficios de la explotación de los recursos naturales que les pertenecen. Si no existen beneficios, esta debe pronunciarse y evitar su explotación pues eventualmente surgirán problemas sociales, económicos, políticos, ecológicos”, es decir, costos sociales o externalidades negativas.
 
Yo agrego que las empresas deben incluir dichas externalidades en sus costos de producción. Un impacto negativo irreversible debe descartar la explotación industrial del recurso. El riesgo para una empresa minera o petrolera no está únicamente relacionado con el riesgo geológico sino con los riesgos sociales, políticos y ambientales potenciales aunque no se registren en su contabilidad. 
 
El derrame de BP es un ejemplo, pues aún cuando la petrolera busque pagar los daños monetarios, cada animal muerto como consecuencia no puede ser compensado monetariamente. La ecuación de producción erradamente excluye las externalidades que cualquier emprendimiento conlleva. Invertir en un país que refleje dicha inversión en la calidad de vida de sus habitantes tiene un costo que debe ser visualizado por el inversionista. 
 
Costo difícil, más no imposible, de medir cuantitativamente pero posible de establecer cualitativamente. Se ha pretendido atraer inversiones reduciendo impuestos y flexibilizando las condiciones laborales, ambientales y de impacto social. Grave error. ¿No es eso a la larga perjudicial para la calidad de vida? ¿No será más conveniente reflejar los costos reales en cuanto al impacto ambiental y humano que la extracción minera, petrolera o hidroeléctrica conllevan? Mayor dinero en la bolsa no significa mejor calidad de vida. Basta ver cómo Guatemala sigue creciendo económicamente pero con altas tasas de desnutrición.