Sábado 12 junio 2021

Logo Central America Link

Finanzas públicas de Costa Rican crean una bomba de tiempo

Viernes 02 septiembre, 2016


 

Alguna parte del incremento en los gastos del Gobierno de Costa Rica programado para 2017 se justifica, por la obligación innegable de cancelar varios préstamos que están por vencer.

Otra parte se dedicará a inversiones de capital, que generarían beneficios para la sociedad hacia el futuro.

Sin embargo, la inversión en nuevas carreteras o adquisición de edificios sería modesta, así que el total de eso y el pago de la deuda, representaría apenas el 40 por ciento del aumento de casi $1.8 mil millones en el presupuesto presentado ayer, en comparación con el de este año.

Mientras tanto, se incrementará en unos de $720 millones los montos gastados en otras operaciones gubernamentales, sobre todo en la compensación de los empleados.

Unos $550 millones se dedicarían a las llamadas transferencias, de las cuales alrededor de dos tercios consiste en loa montos pagados a los empleados de varios entes pùblicos, mientras se incrementará en alrededor de $183 millones, la compensación de los empleados del Gobierno central.

El incremento real podría ser menor, dependiendo en la tasa inflacionaria de 2017, la cual podría rondar el 3 por ciento; no obstante, la inflación en los últimos años ha sido baja.

Entretanto, la deuda del Gobierno en 2017 llegará al 49% del valor de la producción nacional, parte de una tendencia de los últimos años de pagar los gastos corrientes con la plata prestada, que eventualmente tendrá que devolverse.

Esta bomba de tiempo no es causada por este Gobierno; de lo contrario, es un fenómeno que inició en los últimos dos años de la administración de Óscar Arias, y que persistió durante el gobierno de Laura Chinchilla.