Miércoles 20 enero 2021

Logo Central America Link

Finanzas públicas: situación crítica

Lunes 05 diciembre, 2011


Claudio M. de Rosa
La Prensa Gráfica, El Salvador

La gestión fiscal enero-octubre de 2011 indica que el déficit global –incluyendo pensiones– rondará los $1,000 millones, equivalentes a 4.4 puntos del PIB; y la deuda pública total se elevará sobre los $13,000 millones, esto es, 58% del PIB. Vivimos una situación crítica que no puede ser ignorada, porque, aunque para la mayoría de la gente no pareciera importarle, va a afectar negativamente la vida nacional y, en unos pocos años más, lo estaremos lamentando. 

Las cifras publicadas por el BCR muestran que no es problema de recursos, sino de excesivo gasto, por lo que el FMI ya le está demandando al Gobierno limitarlo. Los ingresos corrientes aumentaron $307 millones a octubre de 2011 respecto a 2010, llegando a $3,413 millones por mayor recaudación tributaria, superávit (utilidades) de empresas públicas, transferencias de financieras públicas y mayor ingreso de donaciones. Los ingresos tributarios aumentaron $271 millones, alcanzando los $2,678 millones a octubre y se estima que totalizarán alrededor de $3,250 millones en 2011, equivalentes a 14.4 puntos del PIB, un récord histórico de ingresos tributarios. 

Pero, el gasto corriente subió más que la recaudación tributaria. Aumentó $360 millones, principalmente por mayor consumo ($178 millones) y más transferencias ($145 millones). De esos $178 millones de mayor consumo, $135 millones es por mayores erogaciones en concepto de sueldos y salarios solo en el gobierno central. Por tanto si incluimos el resto del sector público, todo indica que la planilla salarial habrá aumentado unos $150 millones en 2011. También las transferencias corrientes aumentaron hasta totalizar $716 millones: $145 millones más que en los 10 primeros meses de 2010. Esto se debe a que las transferencias al “sector privado”, principalmente subsidios vía gobierno central, sumaron $432 millones (1.9 puntos del PIB) en 10 meses, esto es, $63 millones más que el año pasado. 

Este rápido aumento del gasto corriente es insostenible. De seguir así, no habrá ni ingresos tributarios ni crédito externo suficiente que satisfagan a un Estado que es un gastador “compulsivo”, pero incapaz de mejorar los servicios que debe brindar. Contrariamente, la inversión pública solo aumentó $36 millones entre enero y octubre de 2011 relativa a 2010 y llegó a $519 millones. La baja inversión pública es un freno a la recuperación económica, que en gran medida se ha dado por el sector externo (más exportaciones y más remesas). Y si la inversión fue de $519 millones y el endeudamiento aumentó $1,087 millones en estos 10 meses y el gobierno debe poner una contraparte, digamos 10%, ¿en qué se invirtieron los $620 millones de los préstamos? ¿Será financiamiento de gasto corriente? 

Leer más...