Jueves 17 octubre 2019

Logo Central America Link

Gastos de operación

Miércoles 25 agosto, 2010


Mireya Lasso
La Estrella, Panamá

El control de gastos operativos es factor vigilado estrechamente en negocios privados, porque ellos inciden en las ganancias a repartir, mientras que en el sector público no existe incentivo semejante, porque el objetivo no es maximizar ganancias. Naturalmente, en una empresa habrá incentivos para evitar despilfarros y corregir duplicidades; en cambio, como la eficiencia de la administración pública no se mide por ahorros, sino por calidad de servicios, nos inclinamos a pensar que mientras más se gaste, mejor se sirve. Los gastos de operación del Estado, consignados dentro del Presupuesto de Funcionamiento, revelan lo que nos cuesta su operación a los panameños según las políticas gubernamentales. Dentro de esos gastos —y reconociendo el derecho natural del funcionario a recibir una remuneración justa— ocupa una posición relevante el valor de la planilla estatal.

El total de Gastos de Operación para todas las entidades públicas para el 2011 —que incluyen remuneraciones personales, servicios no personales, materiales y equipo— ascenderá a más de B/. 4.0 mil millones. De esa suma le corresponde cerca de la mitad al gobierno central y la otra mitad a las entidades descentralizadas, empresas públicas y banca estatal.

Esas cantidades, expresadas aisladamente sin puntos de comparación o referencia, no transmiten un mensaje significativo ni demuestran la tendencia de los últimos años hacia un Estado cada vez más burocrático y costoso. Los presupuestos nacionales de los últimos seis años, incluyendo el que se proyecta para el 2011, lo demuestran. Efectivamente, los gastos de operación fueron creciendo de cerca de B/.2.0 mil millones para el 2005, a B/.2.3 mil millones para el 2006, a B/.2.6 mil millones para el 2007, a B/.2.9 mil millones para el 2008, a B/.3.3 para el 2009 y a B/.3.4 mil millones para el año en curso. En conclusión: En los siete años, desde el 2005 hasta el próximo año, los gastos de operación se habrán duplicado de B/.2,000,000,000.00 a más de B/.4,000,000,000.00.

Vale reflexionar sobre el tamaño y eficiencia del Estado. ¿Se mide periódicamente la calidad y rendimiento de lo que nos cuesta? ¿Vamos en dirección de un gigante burocrático o de un Estado vigoroso eficiente? Los gastos de operación no deben ser vistos como trofeos del ganador y sus simpatizantes, sin obligación de rendir cuentas.

Leer más…