Martes 22 octubre 2019

Logo Central America Link

Gobernar sin gobierno

Martes 13 julio, 2010


Gaspar Vallecillo
El Heraldo, Honduras 
 
Gobernar es mandar con autoridad, conllevar, tolerar y comportarse con moralidad. Gobierno es acción y efecto de gobernarse.
 
Nada se aprendió del desastre de Zelaya, que es ejemplo de lo que no debe hacerse para no cometer los mismos yerros que nos postergan como un pueblo sin inteligencia ni diligencia para elegir gobernantes. Cada presidente repite a su estilo para imprimirle su propia huella, los mismos errores de su antecesor. Se sienten inéditos.
 
Ser candidato no es escuela donde se aprende a ser gobernante, antes bien, el candidato resulta de la falta de valores del grupúsculo que lo hace y de los electores que por él botan el voto.
 
Porque nada ha cambiado, nada, absolutamente nada, ni la conducta pueril del que prometió el cambio, tienen dolorosa vigencia estas reflexiones que escribí años atrás:
 
"Que diferente fuera si en lugar de mentir tuviéramos la verdad como única arma para vencer la adversidad. Reconocer nuestras debilidades nos hace fuertes, saber que no podemos obliga a buscar al que puede. Pedir perdón nos hace perdonar y dar nos permite recibir.
 
Si el sectarismo nos hubiera enseñado que nada hemos logrado con ese odio ancestral que nos divide.
 
Si fuéramos éticos en todas las circunstancias, sin que nos doblegue el temor ni nos empalague el poder.
 
Si no olvidáramos lo breve de nuestro paso terrenal y no le exigiéramos a la vida lo que no le podemos dar.
 
Si sumáramos fuerzas juntando colaboración y respeto para caminar unidos en busca del rumbo que estamos perdiendo.