Domingo 20 octubre 2019

Logo Central America Link

Guatemala y el FMI

Martes 14 septiembre, 2010


José Alejandro Arévalo Alburez
El Periódico, Guatemala

Ahora, que todavía no está del todo claro el futuro económico mundial aunque hay signos esperanzadores de recuperación y que todavía no hemos terminado de asimilar los graves efectos que el cambio climático global está teniendo sobre nuestro país, Guatemala se encamina a una nueva lucha electoral por alcanzar o retener el poder político. En este contexto, el acuerdo que el actual Gobierno suscribió con el Fondo Monetario Internacional (FMI), vencerá en octubre próximo, que puso a disposición del país una línea de crédito con carácter precautorio que, ante circunstancias menos adversas, no fue necesario utilizar.

Los compromisos de las autoridades económicas fueron: contrarrestar la caída de la inversión privada financiada con recursos de origen externo; consolidar el descenso inflacionario dentro de un régimen cambiario flexible; aumentar la resistencia del sector financiero y mejorar la red de protección bancaria; y, fortalecer el gasto social y la realización de obras públicas de infraestructura con uso intensivo de mano de obra. Un programa clave convenido fue el de transferencias condicionadas en efectivo hasta superar las 500 mil familias.

Reciente misión del FMI señaló que la política fiscal ha sido moderadamente anticíclica, ayudando a impulsar la recuperación, mientras la política monetaria ha sido prudente, permitiendo dotar niveles de liquidez adecuados al sistema financiero, sin afectar las expectativas de inflación. Las perspectivas económicas a corto plazo son positivas, aunque el margen para implementar políticas macroeconómicas expansivas es limitado, porque el déficit debería empezar a disminuir en 2011 a fin de asegurar la sostenibilidad de la deuda pública. 

Antes de los más recientes efectos de inundaciones y derrumbes, los expertos del FMI anticipaban que el déficit fiscal global podría alcanzar 3.4 por ciento del PIB, debido a los daños ocasionados por los desastres naturales, que implicará más gasto para atender la emergencia e iniciar la reconstrucción.

Un Ministro de Finanzas con menos de tres meses en el puesto e inminentes cambios en la Presidencia del Banguat y en la Superintendencia de Bancos, motivan a la prudencia, aconsejando que la relación de Guatemala con el FMI se fortalezca y los compromisos con la estabilidad macroeconómica se ratifiquen, como un antídoto ante las vicisitudes políticas del año electoral y las demandas presupuestarias, en parte para afrontar la emergencia y la reconstrucción con transformación y, en parte, como ha sido costumbre por gobiernos que tradicionalmente desean continuar en el poder, de cara a las próximas elecciones.

Leer más…