Martes 19 enero 2021

Logo Central America Link

Hacer a Taiwán parte de la solución

Jueves 01 diciembre, 2011


Stephen Shu-hung Shen
La Prensa Gráfica, El Salvador

El calentamiento global es un peligro para el desarrollo sostenible y la supervivencia del Homo sapiens y de otras especies del planeta Tierra. Los países de todo el mundo, incluyendo a Taiwán (la República de China), han llegado a considerarlo como una amenaza fundamental para la seguridad nacional.

Pese a la exclusión de la participación en los foros de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático, el Gobierno de Taiwán ha adoptado acciones para detener el calentamiento global y convertirlo en un “nuevo acuerdo verde” para la nación y para el mundo, mediante el recorte del consumo de energía y la reducción de emisiones de carbono.

En sintonía con el Acuerdo de Copenhague de 2009, nuestro Gobierno declaró en 2010 a la Secretaría de la UNFCCC que alrededor de 2020 reduciríamos nuestros “acostumbrados” niveles de emisiones de gases de efecto invernadero como mínimo en un 30 por ciento, una reducción más intensa que la que han propuesto otros países.

En la búsqueda de este objetivo, el Programa Maestro de Conservación de Energía y Mitigación del Carbono hace un llamamiento a concretar las “acciones de mitigación apropiadas a nivel nacional” (NAMA, siglas en inglés) en los sectores de la energía, la industria, el trasporte, la construcción, la residencia y el comercio. En la preparación para la implementación de programas para la reducción de emisiones de GHG, nuestra Administración para la Protección Medioambiental está poniendo en funcionamiento mecanismos para asegurar que nuestras acciones y sus resultados sean cuantificables, presentables y verificables de acuerdo con los requisitos de la UNFCCC.

Con la intención de reforzar nuestra responsabilidad, nuestro Gobierno también está elaborando una Ley Reducción de Gases de Efecto Invernadero y una Ley de Impuestos sobre la Energía, las cuales, en combinación con la legislación ya existente, servirían para establecer una regulación efectiva que impulsara el rendimiento de la energía en todos los ámbitos, que aumentara nuestra capacidad de generación de energías renovables, que permitiera a nuestros ciudadanos tomar iniciativas para la adopción de estilos de vida ecológicos, que creara nuevas oportunidades de trabajo basadas en productos y servicios ecológicos y que diera un nuevo impulso a nuestras industrias.

Leer más...