Martes 14 julio 2020

Logo Central America Link

Hidroeléctricas: ahí viene el Cuco

Martes 05 octubre, 2010


Alfred Kaltschimitt
Prensa Libre, Guatemala

En cualquier parte del mundo la generación de energía limpia está elevada al trono de la máxima estima y valoración. Aquí es demonizada al nivel del chupacabras y ahí viene el Cuco. Semejante irresponsabilidad tiene un costo/país de larguísimo horizonte. Incontables poblaciones están contaminadas con un grado de polarización tal que raya en el activismo radical. 

El financiamiento de esas masivas movilizaciones contra las hidroeléctricas no puede provenir sino de grupos internos con vínculos en los grupos radicales enquistados hasta en el propio Gobierno, conscientes de que en las próximas elecciones estos campesinos son un valioso bolsón de votantes.

Cuán paradójico resulta el discurso antihidroeléctricas en medio de masivas manifestaciones para “bajar el precio de la tarifa social”, cuando, precisamente, lo que lo impide es la indexación de la misma al precio internacional de los combustibles fósiles. Se está cocinando una receta venenosa para generar más hambre y menos desarrollo. Agotado como está el discurso populista, el único sustento de sobrevivencia política que les queda a estos grupos radicales es la demonización de temas con alto potencial de manipulación.

Mientras en la Unión Europea la planificación de largo plazo está amarrada a un acuerdo para que el 20 por ciento de la energía que consuma en 2020 sea renovable, nosotros vamos en la dirección opuesta, hacia una ruta de colisión antigeneración limpia. El acuerdo de marras establece que los 27 países de la UE tendrán objetivos nacionales vinculantes para lograr ese 20 por ciento en el conjunto comunitario, así como planes de acción detallados para lograrlo.

Uno de los recursos más importantes en la estructura de las energías renovables es la procedente de la generación hidroeléctrica. Nuestro país tiene un enorme potencial. Es una fuente energética limpia y ecológica. Es un obsequio que nos ofrece la naturaleza de forma gratuita. Solo requiere construir las infraestructuras necesarias para aprovechar el potencial disponible con un coste nulo de combustible. Y Guatemala tiene agua en abundancia. Apenas el 15 por ciento del potencial hidroeléctrico es explotado.

Leer más…