Jueves 22 octubre 2020

Logo Central America Link

Hidroeléctricas: negocio o necesidad para el país

Miércoles 07 marzo, 2012


William Hughes
La Estrella, Panamá

El Gobierno Nacional ha señalado que no puede acceder a las demandas de los indígenas ngäbes, porque sería atentar contra la seguridad y el desarrollo del país. Según datos de la ASEP, la capacidad instalada de generación eléctrica hasta el primer semestre de 2011 era de 2051.4 MW, la cual ha estado en aumento desde 1998 cuando era de 1000 MW aproximadamente.

La generación hidráulica apenas representa el 48.6% de la capacidad, lo cual es explicado por la ausencia de una política energética del país, más allá de hacer negocios, sacar rentabilidad. La demanda máxima del sistema ha sido de 1286 MW, apenas el 40% de la capacidad instalada. Parte de la generación se ha exportado.

La ASEP desde el 2011 no actualiza las estadísticas, aunque se reconoce una exportación, al menos de 124 MW. Otros estudios señalan un promedio semanal de demanda de 700 MW a 1200 MW. La demanda máxima se ubica entre mediodía y las 2:00 PM, pues, debido al calor, se utilizan más acondicionadores de aire. No es cierto que el país está en riesgo si no se construyen más hidroeléctricas.

Otra mentira del gobierno. El consumo comercial corresponde al 44%, principalmente de los malls y hoteles, que consumen tanta energía como los distritos de San Miguelito y Arraiján juntos. El gobierno se ha negado a discutir el modelo económico altamente consumista de energía, diseños de edificios y centros comerciales de alto consumo energético, un modelo económico que profundiza la concentración de la riqueza donde los que más tienen, consumen y derrochan más electricidad. Sin embargo, culpan a los pobres, los humildes, los grupos originarios, de ser responsables de poner en riesgo el ‘desarrollo’ del país.

El consumo de energía de acondicionadores de aire representa un 35% y, añadiendo congeladores, es 65%. La minería es altamente consumidora de electricidad y agua. Minera Panamá, proyecto defendido por el gobierno, planea construir dos plantas a base de carbón de 150 MW cada una, tecnología altamente contaminante, y la mina consumirá el 70%, lo que representa el 20% de la demanda máxima del país. Es un modelo económico derrochador de energía, donde impera la ambición de hacer ganancias a cualquier costo, aún sacrificando las fuentes de agua y las poblaciones.

Leer más...