Miércoles 13 noviembre 2019

Logo Central America Link

Honduras en resistencia

Miércoles 30 junio, 2010


Ricardo Ernesto Marroquín
La Hora, Guatemala

"Hubo un golpe de Estado y ese rompimiento sólo se restablece con una nueva Constitución". Carlos Reina, dirigente del FNRP.
 
Ayer, hace un año, Roberto Micheletti, entonces presidente del Congreso de Honduras, leyó una carta falsificada ante sus colegas diputados en donde el presidente constitucional, Manuel Zelaya, presentaba su renuncia. Horas antes, Zelaya había sido sorprendido por un grupo de militares que, a punta de pistola, lo subieron a un avión rumbo a Costa Rica. El primer golpe de Estado de Latinoamérica del siglo XXI había sido consumado. Micheletti fue nombrado como presidente del país centroamericano y, para asegurar la "vuelta al orden de la nación", el Ejército tomó las calles.
 
Desde entonces, miles de personas exigieron que se respetara la institucionalidad en el país. El toque de queda permanente fue la respuesta de un gobierno de facto y usurpador del poder que dejó, como consecuencia, alrededor de 40 personas muertas.
 
La situación en Honduras nos reveló que el pasado lo encontramos a la vuelta de la esquina. Los grupos más conservadores, integrados por esa oligarquía que controla la mayoría de los medios de producción y que tiene a su servicio una buena parte de la clase política y al Ejército, están vivos y, para mantenerse con fuerza, se valen de intelectuales orgánicos que repiten una y otra vez que el golpista fue Zelaya y nadie más. Si no, revisemos las ideas que se difundieron por varias columnas de opinión en los medios de comunicación en donde el golpe de Estado empezó a llamarse "transición democrática" y Micheletti dejó de ser un presidente de facto para convertirse en un "presidente interino".