Sábado 16 octubre 2021

Logo Central America Link

Honduras: haciendo historia

Lunes 21 marzo, 2011


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta no es una frase que pensamos estar escribiendo en el corto plazo. Sin embargo, aquí está: Honduras puede estar a la vanguardia de la historia. La semana pasada, el presidente Porfirio Lobo anunció que el país cerrará los embajadas en Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador y Venezuela.

En cambio, Honduras abrirá oficinas comerciales en Canadá, China, India y Singapur. Por un lado, es difícil entender la lógica de recortes en las relaciones con Brasil, que probablemente será la máxima potencia económica de América Latina para el resto de este siglo. Cerrar las embajadas en los demás países parece ser parte de una estrategia tanto política como de carácter económico —todos pertenecen al ALBA, el movimiento ideológico de Hugo Chávez.

Al mismo tiempo, no tiene sentido que una nación pobre desperdicie sus escasos recursos económicos en operaciones diplomáticas en países con los que hace pocos negocios. Tampoco son Argentina, Bolivia, Ecuador o Venezuela ejemplos de los sistemas político-económicos, que serían productivos en un futuro próximo, de manera que ayuden a Honduras.

Por otro lado, Lobo propone aumentar los lazos hondureños con Canadá y Singapur, líderes en productividad, comercio y tecnología, así como con China e India, que casi con toda seguridad estarán entre las economías de más rápido crecimiento en el mundo en el futuro previsible.

Hace unas semanas, Lobo dijo que Honduras estaba analizando un programa, que permitiría a las empresas privadas adueñarse de pueblos enteros, en los que harían importantes inversiones productivas. Al igual que su idea del comercio internacional, el concepto de ciudades privadas puede ser brillantemente inspirado o tremendamente inflado.

Por un lado, puede ser un retorno a los pueblos de la compañía United Fruit, que dio lugar al concepto original de la república bananera. Por otra parte, el segundo país más pobre de América Latina no tiene mucho que perder.

 Oportunidades

  • No tenemos idea, pero vamos a mantener un ojo en Honduras, y su visión del futuro