Miércoles 21 agosto 2019

Logo Central America Link

Ideas sobre el “desarrollo” social

Viernes 27 agosto, 2010


Manuel Fernández V.
El Nuevo Diario, Nicaragua
 
Con el Mercado Común Centroamericano se modernizó la región, ya que en el contexto de la Guerra Fría y la “Alianza para el Progreso”, se sumó el crédito exterior para la agroexportación; más el crédito para Gasto Público en infraestructuras y servicios, con lo cual aumentó la “distribución del ingreso”. Así se enfrentó el Primer Mundo al modelo de “desarrollo” que el Segundo Mundo ofrecía a los “países no alineados”.
 
Me ha llamado la atención un escrito de Francisco Xavier Chamorro sobre el “desarrollo”, que se sale del victimismo habitual: “Buscar nuestro propio modelo de desarrollo” (END 12-agosto). Propone aprender de los “tigres de Asia”, que han sido capaces de un “acuerdo” de sus fuerzas políticas, económicas y sociales en un “plan a largo plazo para sacar a sus ciudadanos de la pobreza”. Estoy de acuerdo en que se debe buscar alternativas al idealizado modelo de desarrollo centroeuropeo de posguerra.
 
En el desarrollismo de los sesenta, la Cepal proponía a los “países subdesarrollados” la receta del “milagro económico” de las grandes potencias: aumentar la masa salarial con el Gasto Público, para estimular la demanda de consumo. Así, se puso en marcha la “integración regional” sin aranceles aduaneros, y la exención fiscal a la inversión industrial extranjera, atraída con el proteccionismo del Mercado Común Centroamericano (un dentrífico fabricado en C.A. sería más caro que otro similar comprado en México, por la escasa “extensión” de la demanda centroamericana). Porque la Cepal propició la industria de sustitución de importaciones, en lugar de potenciar la industria de transformación de productos naturales para exportar que entonces toparía con el proteccionismo de las potencias.
 
Sin embargo, con el MCC se modernizó la región, ya que en el contexto de la Guerra Fría y la “Alianza para el Progreso”, se sumó el crédito exterior para la agroexportación; más el crédito para Gasto Público en infraestructuras y servicios, con lo cual aumentó la “distribución del ingreso”. Así se enfrentó el Primer Mundo al modelo de “desarrollo” que el Segundo Mundo ofrecía a los “países no alineados”.