Viernes 19 julio 2019

Logo Central America Link

Imitemos al Brasil

Martes 04 octubre, 2011


Pedro Eulogio Reyes Vallejos
El Nuevo Diario, Nicaragua

En el diario El País, de España, de fecha 2 de octubre, el colega Luis Arias escribe en primera página que en el centro del debate político brasileño reina la novedad de la nueva clase media, que ya es mayoritaria allá y por tanto capaz de decidir unas elecciones; que de minoritaria hace sólo 10 años, hoy ocupa el centro de la antigua pirámide social, gracias a los 30 millones de pobres que, en los ocho años de la presidencia del ex sindicalista y tornero mecánico Ignacio Lula Da Silva, saltaron de la pobreza a la clase media baja .

La estructura social en Brasil se ha modificado, radicalmente. Ya no es aquella pirámide en la que la base mayoritaria la formaban los pobres, con un centro minoritario de clase media y una punta de un 5% de ricos. Hoy el 52% de aquella pirámide (votos en términos reales) lo representa la clase media, un 10% los ricos, un 28% los pobres y un 10% los miserables. Juntos, pobres y miserables, generalmente analfabetas los últimos, ya son minoría y no deciden los destinos del Brasil. Hoy en Brasil se consideran de clase media aquellos que ganan desde 1.200 reales, unos 500 euros o 750 dólares, hasta 4.000, unos 1.800 euros o 2700 dólares). En realidad se trata de varias clases medias, pero que ya han salido de la atávica zona de la pobreza y de la miseria.

Esta nueva clase media, llamada “emergente”, la que acaba de subir el escalón hacia el consumo, es más bien conservadora y defiende los valores éticos y religiosos, teme volver hacia atrás y tiene aspiraciones de mejora, sobre todo para sus hijos y por ello no es partidaria de excesivas novedades y aventuras, por lo que prefiere lo conocido, sin radicalismos ni de izquierdas ni de derechas.

Se trata de un universo nuevo aún en ciernes que deberá moldearse y aclimatarse conviviendo con la clase media tradicional “más cultural”, pero también cada vez más sacrificada económicamente ya que no ha crecido en la proporción con lo que ha hecho la clase pobre.

Leer más...