Jueves 29 julio 2021

Logo Central America Link

Indisciplina fiscal: camino al caos económico

Martes 16 noviembre, 2010


Milena Calderón de Escalón
Elsalvador.com, El Salvador
 
La política financiera del gobierno del FMLN es de marcada indisciplina fiscal, expresada en una insaciable demanda por más y más recursos. Esto impulsó la primera reforma tributaria y un endeudamiento que raya en la irresponsabilidad fiscal, lo que ha llevado a los organismos multilaterales a pedir mayores reformas, para alcanzar una recaudación de 17 puntos del PIB en 2014 y asegurar la fuente de pago de los préstamos concedidos al país.
 
Vino el Paquetazo I, que entró en vigencia en enero de este año, que por estar en recesión el país no generó los ingresos fiscales esperados, frenó la recuperación económica, limitó la inversión y la generación de empleos y ha contribuido a reavivar la inflación, que a octubre llegó a 2.8% anual, con lo que se violó una meta del acuerdo con el Fondo Monetario. Sucedió tal como lo predijo la Fracción de ARENA en 2009, cuando no votó a favor del Presupuesto 2010.
 
Ahora se anuncia un Paquetazo II, para combatir la delincuencia, agravada por la incapacidad del Gobierno del FMLN. Entonces, mantener la seguridad es cada vez más onerosa para el país: ya se paga un impuesto oculto que resulta del contrato de empresas de seguridad por empresas y colonias; luego viene el impuesto-extorsión de las maras y se sumará otro impuesto del Gobierno. La excusa ideologizada es que este impuesto lo van a pagar las grades empresas, los ricos, insistiendo en la división del país y la lucha de clases. Pero olvidan que los impuestos se transfieren vía precios y los termina pagando todo el pueblo en forma de inflación.
 
Está en preparación el Paquetazo Tributario III, que sería el de mayor peso, con alzas de impuestos sobre la renta, alza del FOVIAL y otros nuevos, mientras se está pavimentando el camino para el impuesto al patrimonio, que ya casi no se aplica en el mundo, porque tiene tres impactos socioeconómicos nocivos y una consecuencia adversa a las aspiraciones del presidente Funes.