Domingo 22 septiembre 2019

Logo Central America Link

Inflación, crisis alimentaria, los salarios y las alianzas

Miércoles 01 febrero, 2012


Juan Jované
Panamá América, Panamá

Durante el año 2011 las tendencias inflacionarias que han venido afectando al país volvieron a mostrarse en todo su rigor. Es así que el índice de precios al consumidor urbano (IPC) mostró una tasa de crecimiento de 6.3% entre diciembre del 2010 y el mismo mes del 2011, destacándose el incremento del componente de alimentos, que creció a una tasa anual del 7.5%. En el caso de los distritos de Panamá y San Miguelito la situación resultó más aguda, dado que para el lapso de tiempo analizado se observó una elevación de 6.5% en el IPC y de 8.3% en el grupo de los alimentos.

La presencia de un alto componente de especulación comercial en estos resultados se visibiliza al comparar lo ocurrido en Panamá con la evolución de los precios a nivel internacional. Es así que mientras que en Panamá los precios de los alimentos crecían a las tasas antes señaladas estos, de acuerdo a la FAO, caían a nivel internacional a una tasa de 5.5% durante el mismo período. Este contraste es agudo, por ejemplo, en el caso de los aceites y grasas que para el caso de los distritos de Panamá y San Miguelito mostraron, durante el período analizado, un crecimiento de 22.7%, mientras que a nivel mundial su índice de precios se reducía en cerca del 14.0%. Otro importante ejemplo es el de los lácteos que a nivel internacional vieron su precio reducido en 3.2%, mientras que los distritos de Panamá y San Miguelito el precio de la leche se incrementaba en 8.1% y el de los quesos en 7.5%.

Las recientes tasas de incremento salarial están lejos de compensar los efectos de la inflación de origen especulativo, hecho que se hace patente en el reciente caso del acuerdo salarial para los trabajadores de la ampliación del Canal de Panamá. Este incremento, de acuerdo al Decreto Ejecutivo que le dio vigencia, se establece en 15.0% para los ayudantes generales y en 12.5% para la fuerza de trabajo calificado. Se trata de un aumento insuficiente habida cuenta de que estos trabajadores nunca habían sido compensados por el incremento del costo de vida, en condiciones tales que desde el momento de inicio de las obras de ampliación del canal hasta diciembre pasado el IPC se incrementó en 24.5% y los alimentos en 30.3%.

El país enfrenta, entonces, un proceso de redistribución del ingreso a favor del capital comercial y en detrimento de los asalariados. La base de esta tendencia se encuentra en la existencia de sucesivos gobiernos oligárquicos que primero destruyeron las instituciones que de alguna manera protegían al consumidor y que luego, incluyendo el actual, practican la llamada política de libre mercado. Se equivocaron quienes confiaron en que el actual gobierno tendría la voluntad de reducir el costo de vida, también lo hacen quienes, favoreciendo los intereses dominantes, postulan que la crisis carece de dimensión económica y buscan aliarse al PRD y el panameñismo. El país necesita una alternativa independiente, nacional, socialmente justa y respetuosa del ambiente.

Leer más...