Viernes 18 octubre 2019

Logo Central America Link

Inversión internacional en el turismo costarricense

Lunes 19 julio, 2010


Juan Carlos Ramos 
La Nación, Costa Rica 
 
La inversión de agentes foráneos en actividades turísticas del país puede tener una amplia visión de resultados dentro de la economía nacional. Éstos deben valorarse y utilizarse con el fin de obtener el máximo beneficio, tanto para empresarios locales como para el turista que nos visita.
Estadísticas del Banco Central de Costa Rica (BCCR) planteadas en el Boletín de Comportamiento de la Inversión Extranjera Directa 2010, determinaron que para el 2009 el monto del ingreso de inversión extranjera directa al país -en el sector turístico- fue de aproximadamente $253,6 millones.
La Inversión Extranjera Directa (IED sufrió una importante contracción durante el año 2009, principalmente por causa de la crisis económica mundial; eso modificó los planes empresariales de inversión, con tendencia a la baja. A pesar de ello, para el período 2010-2011 se espera una reactivación de la inversión directa, en el sector turístico.
Dados los alcances y el alto valor que puede alcanzar la IED, es óptimo tomar en consideración hechos que pueden ser usados en beneficio de los empresarios nacionales y del país y desmitificar, a su vez, esa creencia de que una mayor inversión extranjera conlleva un efecto negativo para el empresario nacional.
En primer lugar, el origen de las empresas que vienen al país implica para nuestros empresarios, una valiosa oportunidad de conocer, incursionar y aprender de mercados inexplorados, para introducir nuevas estrategias en el campo del mercadeo, la atención al visitante y otras normas culturales que contribuyan a ofrecer un nuevo modelo que sea eficaz para la atracción y atención del turista en Costa Rica.
A nivel nacional, el contacto con turistas provenientes de diferentes regiones y países ha facilitado la diversificación de nuestro recurso humano; hoy en día, nuestro país dispone de un personal cada vez más preparado para el desarrollo de la actividad turística.