Lunes 6 julio 2020

Logo Central America Link

Invertir en serio en Educación

Miércoles 13 octubre, 2010


Cefas Asensio Flórez
El Nuevo Diario, Nicaragua

¿Por qué espero ir al Paraíso después de mi muerte?”, reflexiones de incalculable valor espiritual y humano que nos hace Fernando Cardenal, ante todo un gran ser humano, servidor sencillo y fraterno. Por la gran importancia que Fernando ha asignado con su testimonio a la juventud y a la educación, quisiera detenerme en uno de los temas relevantes que nos invita a reflexionar y mantener en alta vigilancia y trabajo, como es el de “invertir en serio en educación”.

Invertir en serio en educación es: 1. Considerarla una palanca del desarrollo. No un mero gasto social. Es lo que significa una inversión: dedicar recursos ahora, sabiendo que su retorno no es a lo inmediato, sino que poco a poco, con la seguridad que entre otros dan el bono demográfico y la misma educación, lo que se haya destinado será como la semilla sembrada en buena tierra que da fruto al diez, al cincuenta y al ciento por uno.

2. Es tener siempre conciencia de que es un derecho de todos y todas. No un derecho retórico, sino una realidad constituida de docentes bien calificados y restituidos en su nivel de vida y prestigio social; con centros educativos adecuados a las demandas sociales, culturales y económicas de todas las comunidades.

3. Es que no hayan exclusiones insensatas al asignar recursos para educación, como es el caso de la educación técnica, una necesidad de mayúscula importancia para sacar de la pobreza al país y colocarlo rápidamente en la senda del desarrollo. Hoy apenas la asignación gubernamental a este nivel educativo es de 0.02 por ciento del PIB, y agregando los aportes del 2 por ciento de las empresas privadas llega a ser solamente de 0.4 por ciento del PIB; es decir, menos de la décima parte de lo que se destina a la educación general.

La gran pregunta es si el país cuenta con los recursos para este tipo de inversiones. La respuesta de expertos en economía es que sí. Solamente debe consensuarse y desarrollar la estrategia de inversión para el mediano y largo plazo. Para ello, quiero concluir sumándome al llamado de asignar el 7 por ciento del PIB para Educación con algunas pistas que he planteado para lograr este punto de partida de nuestro desarrollo.

Leer más…