Lunes 16 septiembre 2019

Logo Central America Link

Josefina Vázquez Mota quiere hacer historia

Lunes 20 febrero, 2012


Jorge Ramos Ávalos
La Prensa Gráfica, El Salvador

Vázquez Mota, católica y de misa los domingos, está en contra de los matrimonios entre homosexuales –para ella el matrimonio es solo entre un hombre y una mujer– y en contra del aborto.

Brasil, Chile, Argentina, Costa Rica, Nicaragua y Panamá han tenido mujeres en la presidencia. México no –y Vázquez Mota quiere ser la primera. Le pregunté acerca de los retos que enfrenta como candidata en el mundo político mexicano, dominado por los hombres. “Ser mujer, sin duda, es un desafío en México”, me dijo la candidata del Partido Acción Nacional y la quinta mujer que se ha postulado para la presidencia en una entrevista, reconociendo los problemas de machismo y discriminación en el país. “Pero confío en que seré la primera presidenta de México”, añade.

El principal problema de Vázquez Mota no es de género. Tiene nombre y apellido: Felipe Calderón, también panista. Muchos mexicanos no están dispuestos a darle seis años más al PAN –ya lleva 12 en el poder– y quieren a alguien diametralmente opuesto al presidente Calderón, responsable de una política antinarco que ha generado más de 50 mil muertos. Pero cuando le pregunté a Vázquez Mota si estaría dispuesta a calificar como un fracaso esa política y romper con Calderón, no quiso hacerlo. “Yo no soy ni seré más de lo mismo”, me contestó, “lo cual no significa romper con el presidente Felipe Calderón... En la agenda de seguridad y de justicia, transitaré a una segunda fase con mejores policías, con una mejor impartición de justicia y cadena perpetua a los políticos cómplices del crimen”.

Esta es una contradicción que Vázquez Mota tendrá que resolver si quiere ganar. No quiere ser más de lo mismo pero esa es precisamente la impresión que da al negarse a romper con Calderón.

La primera vez que hablé con Vázquez Mota, el 7 de marzo de 2011, se destapó: “Sí quiero”, me dijo tras preguntarle si buscaría la presidencia. Era la primera vez que lo decía y tenía todo en contra. Incluso al mismo presidente que apoyaba a otro candidato, Ernesto Cordero. Pero ganó la nominación de su partido y tras cientos de entrevistas, ya aprendió a hablar en “sound bites”.

Ya tampoco cae en trampas fácilmente. Se rehusó a llamar tonto o ignorante al candidato del Partido Revolucionario Institucional, Enrique Peña Nieto, como famosamente lo había hecho antes el escritor Carlos Fuentes. Pero fue igual de dura al hablar del puntero en las encuestas. Peña Nieto “es un hombre que no conoce a fondo los problemas del país y que tiene muchos compromisos”, me dijo. Pero Peña Nieto se ha convertido en un candidato Teflón; todo se le resbala. No supo decir cuáles eran los tres libros que más lo influyeron.

Leer más...