Lunes 21 junio 2021

Logo Central America Link

Jóvenes, practiquemos el hábito del ahorro

Miércoles 10 noviembre, 2010


Violeta Hernández
El Periódico, Guatemala
 
El costo de vida es cada vez más alto y las dificultades para alcanzar cierto nivel de bienestar son mayores. En la actualidad, con un quetzal podemos adquirir tan sólo la mitad de lo que podíamos obtener en el 2000. De eso, seguramente usted, estimado lector, ya se ha dado cuenta. Ante este contexto que se muestra más dificultoso, los jóvenes no debemos perder de vista la importancia de ahorrar para capitalizar nuestro futuro.
 
Se ha comprobado que la capacidad de ahorrar de los guatemaltecos es limitada y frente a ello no se puede ocultar que actualmente estamos asediados por muchos incentivos para consumir: en efecto, la publicidad actual incita al consumo desmedido y algunos llegan a pensar que una persona vale más mientras más cosas adquiera. Tomando esto en consideración, una persona joven está más tentada a consumir cosas innecesarias porque tiene menos responsabilidades que un adulto y en muchos casos cuenta con facilidades de crédito. 
 
De forma que el “consumo innecesario” está seduciendo y esclavizando de forma silenciosa a los jóvenes que tienen más disponibilidad de recursos que la mayor parte de la población guatemalteca, prácticamente con posibilidades nulas de ahorrar. Como consecuencia se percibe que son cada vez más los jóvenes, pertenecientes a los estratos más altos de ingreso de la población, que se han endeudado inútilmente. 
 
Ciertamente el crédito que se traduce en inversión es favorable para promover el crecimiento económico a través de incrementos en la demanda agregada, pero cuando nosotros los jóvenes pensamos en la satisfacción de hábitos de consumo a corto plazo, lo único que estamos comprometiendo es nuestro bienestar individual y el potencial colectivo familiar en el futuro.
 
En el plano macroeconómico, los países que registran mayor propensión al ahorro familiar también muestran mayores tasas de crecimiento económico. ¿Por qué? porque posteriormente, el ahorro se convierte en mayor inversión, en la base que apuntala el desarrollo económico, por lo tanto, constituye una variable clave para los países subdesarrollados con aspiraciones de alcanzar mejores niveles de vida para su población.