Jueves 17 octubre 2019

Logo Central America Link

La Contraloría: mucho más que dientes

Jueves 09 febrero, 2012


Oscar Clemente Marroquín
La Hora, Guatemala

Ayer en declaraciones a La Hora, el Ministro de Finanzas habló de las leyes que el Gobierno quiere reformar para avanzar en un combate serio contra la corrupción y, entre ellas mencionó la necesidad de reformar la Ley de la Contraloría de Cuentas para darle dientes a fin de que pueda realizar su trabajo.

Yo pienso que no bastan los dientes sino que también habría que ponerle faroles, en todo sentido, para que cumpla con su mandato constitucional de verificar el uso que se hace de los recursos del Estado y un cambio de mentalidad para que pase de ser la emisora de finiquitos a convertirse en una real institución auditora que supervise hasta el último centavo del erario.

Hace tiempo que vengo diciendo que la Contraloría de Cuentas de la Nación no sirve más que para apañar a los corruptos porque sus actuaciones nunca van contra los cabezones, contra los pícaros mayores, sino contra el empleadito de menor jerarquía que incurre en alguna malversación, muchas veces de poca monta y no rara vez producto de ignorancia cuando se trata de tesoreros de recónditos municipios. La piñatización de los activos del Estado se realizó sin que la Contraloría dijera ni pío, y tampoco hizo nada cuando se somataron las frecuencias con la nueva Ley de Telecomunicaciones para que un puñado de allegados al poder se adueñara de ellas para crear empresas que ahora las arrendan.

Casos similares se pueden contar por montones y en todos los gobiernos, los mayores escándalos, los mayores trinquetes, pasaron bajo el radar de la Contraloría de Cuentas que es una entidad que se ocupa de lo formal y cuyos funcionarios hasta asesoran sobre cómo se puede hacer algún chanchullo sin dejar huella que perjudique. No en balde se produjo el gran escándalo al final del gobierno de Colom cuando duplicó el sueldo a la Contralora de Cuentas que, por cierto, había sido fiel colaboradora de los promotores de la campaña de su esposa.

Los dientes son importantes para que se pueda disponer de instrumentos legales que permitan la acción y el castigo, pero seguirán siendo inútiles si no hay interés en hincar ese diente en la podredumbre. Y el interés proviene de un sentido de responsabilidad en el ejercicio de las funciones y de los faroles absolutamente indispensables para enfrentarse a una partida de largos que, en el sector público y en el sector privado, han hecho permanente alianza para saquear al país.

Leer más...