Miércoles 13 noviembre 2019

Logo Central America Link

La democracia también está en peligro

Miércoles 30 junio, 2010


Nacho Castillo
La Prensa Gráfica, El Salvador 

Me temo que muy pocos están pensando en las consecuencias que nos acarreará el estado actual de la violencia en nuestro país.
 
La mayoría tiende a pensar que, al final, el saldo se mide en número de muertos y alguna afectación económica momentánea, pero no toman en cuenta las décadas pérdidas que nos vienen por delante, porque las actuales generaciones sufrirán traumas que nos limitarán el desarrollo personal y social. 
 
También agregaría el retroceso en libertades, porque para parar hoy esta ola de inseguridad se requiere de medidas especiales. 
 
Para ser muy claro, me temo que la democracia, ganada con mucho sacrificio, será la gran sacrificada. Es muy posible que, de no lograrse avances significativos en los próximos dos años en materia de seguridad, nuestro pueblo estará pidiendo a gritos en la próxima elección presidencial a un dictador que ponga orden, sin saber que el arrepentimiento puede durar mucho más que un período presidencial.
 
Hay muchas experiencias en el mundo en este sentido. Los políticos luchan años por la consecución de la democracia y luego la tiran por la borda. La corrupción, los excesos de poder, pero por sobre todo la desinteligencia, hacen de la democracia un sistema político débil, incapaz de administrar sus libertades y menos de lograr el desarrollo.