Martes 22 octubre 2019

Logo Central America Link

La disolución del poder

Viernes 10 diciembre, 2010


Manuel Hinds
Elsalvador.com, El Salvador
 
Cuba está dando señales cada vez más claras de que va rumbo a una desintegración que será tan catastrófica como la de la Unión Soviética en términos políticos, económicos y sociales. Sólo en una dimensión puede esperarse que el cataclismo de Cuba será más benigno que el de la Unión Soviética: diferente de esta última, Cuba no parece que va a partirse en varios países. 
 
En todo lo demás, la desintegración de Cuba será más acentuada porque mientras la economía soviética era bastante diversificada y sofisticada en algunos sectores, la de Cuba es increíblemente primitiva. Las personas que el gobierno cubano va a despedir a partir del primero de enero estarán abandonadas a su suerte en una economía para la cual nunca fueron preparadas y que no tiene conexiones claras con la economía estatal que todavía seguirá predominando. 
 
De allí en adelante, la caída del régimen será rapidísima, tanto que la gente se sorprenderá de lo rápido que el viejo poder desaparecerá, como se sorprendió cuando cayeron el Muro de Berlín y la Unión Soviética a una velocidad vertiginosa. ¿Cómo es que tiranías tan terribles como la Unión Soviética han podido mantenerse por tanto tiempo y caer súbitamente, como se derrumba una casa?
 
La respuesta corta a esta pregunta es que el poder de un gobierno depende de que la gente piense que tiene poder. Eso es lo que hace que la gente obedezca sus órdenes y cumpla con sus exigencias. Esta creencia puede generar un poder formidable, ya que si todas las personas en la sociedad creen que el gobierno tiene poder, cualquier persona que quiera desobedecer se verá rodeada inmediatamente por todos los demás, que no se atreverán a ponerse de su lado aunque crean que sería justo hacerlo.