Miércoles 23 junio 2021

Logo Central America Link

La fórmula sin receta

Miércoles 10 noviembre, 2010


Luis Diego Oreamuno
La Nación, Costa Rica
 
Existen diversas versiones sobre cuál es la fórmula del éxito en sea lo que sea que emprende el ser humano. Muchos son aficionados de este tipo de teorías y probando una tras otra, llegan a la conclusión de que no era real o sencillamente no están dispuestos a cumplir con los requerimientos que estas les exigen. 
 
Parece que existe un patrón en este grupo de personas: encontrar la fórmula del éxito a partir de la ley del mínimo esfuerzo, la misma que quizás no les permite ni siquiera lograr eso que al parecer los llevará a cumplir muchos de sus objetivos.
 
Otro grupo de personas, soñadoras, ambiciosas y perseverantes, echan una mirada hacia atrás para conocer y aprender de hombres y mujeres que han alcanzado el éxito en diferentes campos y que les inspiran día a día. En ese afán, son comunes las comparaciones entre unos y otros. Algunos no se explican cómo hay quienes llegan tan lejos con muy poco y otros con una absoluta capacidad que muchos desearan, no van más allá, o bien se rinden en cumplir sus sueños.
 
Jorge Manuel Dengo Obregón recibió el grado de Doctorado Honoris Causa el pasado 1 de octubre de 2010; si no fuese por su vocación de servicio y la entrega total a su función, especialmente en el sector público, no le hubiese sido posible liderar varios proyectos. Franklin Chan Díaz, el ciudadano costarricense que marca historia dentro y fuera de este planeta, nunca ha renunciado a cumplir sus sueños, y es esa noble característica la que lo llevó a ser el primer latinoamericano en ingresar como astronauta de la NASA.
 
Casos como los anteriores, en ocasiones se les declara como excepcionales, algunas veces se dice que son las circunstancias las que los llevan tan lejos o que la suerte está de su lado. No es tarea fácil poder explicar las razones del éxito. Parece que esta “fórmula sin receta” tiene como base sólida a la dedicación, el estudio y la formación constante, visión, entrega, pasión, perseverancia y mucha fe.