Lunes 20 mayo 2019

Logo Central America Link

La gran oportunidad mexicana

Viernes 04 noviembre, 2011


Andrés Oppenheimer
La Prensa, Honduras

Existe una creencia generalizada de que la desaceleración económica de Estados Unidos será devastadora para México y América Central, debido a su excesiva dependencia del mercado estadounidense. Pero esta creencia puede estar equivocada.

Un nuevo fenómeno está resultando una bendición para México y los países centroamericanos: el aumento de los salarios en China -producto de la apreciación de la moneda china, y de una mano de obra cada vez más calificada- está haciendo que cada vez más empresas estadounidenses estén levantando sus fábricas en China y trasladándolas a México, y en menor medida a Centroamérica.

Es cierto que casi todos los economistas internacionales advierten que la desaceleración económica de Estados Unidos tendrá como resultado menos importaciones estadounidenses, menos remesas familiares y menos turismo, todo lo cual perjudicará más a México y los países centroamericanos que al resto de Latinoamérica.

Según un reciente informe del Fondo Monetario Internacional, una desaceleración económica prolongada de Estados Unidos será “una carga sustancial” para la economía mexicana. Y el economista ganador del premio Nobel, Joseph Stiglitz, a la izquierda del espectro político estadounidense, me recordó en una entrevista que “cuando Estados Unidos estornuda, México se resfría”.

Para empeorar las cosas, la sangrienta guerra contra el narcotráfico en México, que ha cobrado más de 40,000 vidas durante los últimos cinco años, está reforzando la idea de que México, así como sus vecinos del sur también plagados por la violencia, están condenados a varios años de recesión económica.

Pero hay otra escuela de pensamiento que dice que el impacto del aumento de salarios en China compensará la reciente oleada de malas noticias económicas para México.

Según un estudio reciente de J.P. Morgan, mientras que hace 10 años el salario promedio en el sector manufacturero de China era un 237% más barato que en México, hoy es tan sólo 14% más barato. Eso significa que los salarios están prácticamente parejos, si se tiene en cuenta que transportar productos desde China a Estados Unidos es mucho más costoso que hacerlo desde México.

En parte gracias a este fenómeno, el porcentaje correspondiente a México de importaciones manufactureras de Estados Unidos creció del 11.3% en el 2005 al 14% el año pasado, dice el estudio.

Leer más...