Miércoles 19 junio 2019

Logo Central America Link

La inversión en capital humano, una nueva dirección

Viernes 20 agosto, 2010


Juan B. Arríen
El Nuevo Diario, Nicaragua

Invertir en educación y hacerlo cada vez más y mejor es ya un imperativo que nace del derecho humano a educarse y de las exigencias cada vez más apremiantes del desarrollo de nuestros pueblos. Educación para Todos y éxito de todos en su educación, es desde hace décadas (1990s) el objetivo que se han propuesto todos los países y sus respectivos Gobiernos, incluido Nicaragua. El objetivo se mantiene, la estrategia para lograrlo ha variado dejando todavía déficit en nuestro sistema educativo. 
 
Existen muchas causas para explicar esa diferencia, ese vacío entre el compromiso y el logro. Una de ellas es la falta de inversión requerida y también la concepción y forma de entender y aplicar la inversión. De ordinario se relaciona su monto en términos económicos a través del porcentaje del PIB. En nuestro caso esa relación todavía queda algo distante del ideal que se ha fijado como referente necesario para hacer efectivas la equidad y la calidad, el 7%.
 
El proceso seguido en nuestro sistema educativo para acercarnos a ese porcentaje ha sido y sigue siendo lento, pero existe un aspecto que la perspectiva meramente económica, parece descuidar, es la inversión extraordinaria que en capital humano especializado ha hecho nuestro país formando la dirigencia pedagógico-metodológica y de gestión especializada cuyos resultados están en proceso de maduración. Es necesario reconocer que esa inversión en capital humano ya debiera manifestarse en algunos indicadores substantivos que califican la equidad y calidad del sistema. Quizás no siempre esa inversión ha sido la apropiada porque se ha ubicado preferentemente en la capacitación en vez de hacerlo en la formación y frecuentemente ha estado a cargo de especialistas importados con criterios y recetas que no siempre coincidían con nuestra identidad educativa.
 
La inversión en capital humano especializado en componentes claves del proceso educativo ha tomado una nueva dirección que apunta y nutre calidad. Echemos una mirada concreta sobre esa inversión a partir de 2007. La refiero explícitamente al Ministerio de Educación reconociendo que existen otras organizaciones que también invierten en capital humano educativo dentro de los cánones de la formación.