Lunes 14 octubre 2019

Logo Central America Link

La lógica del desarrollo rural

Viernes 28 octubre, 2011


Alfred KaltSchidt
Prensa Libre, Guatemala

A propósito de la “Propuesta para abordar el Desarrollo Rural Integral en Guatemala”, auspiciado por las universidades de San Carlos y Rafael Landívar, traigo a colación los comentarios que el estimado amigo Adrián Zapata escribiera el pasado jueves en su leída columna sobre este meritorio esfuerzo académico. Algo más de 27 años de bregar en el ámbito del desarrollo rural trabajando en pro de los campesinos más pobres del altiplano me han enseñado que existen elementos esenciales de la realidad rural que enseñan a percibir lo que es factible o nocomo consecuencia de las experiencias derivadas de los proyectos ejecutados a través del tiempo.

Sin demeritar esta propuesta que, confieso, no la he leído y la conozco solo por los comentarios de Adrián, considero importante que se amplíe y explique qué significa “la equidad en la distribución de la riqueza que se produzca y el respeto a la multiculturalidad que nos caracteriza”.

¿La distribución de la riqueza en qué términos y bajo qué enunciados y condiciones? En el ámbito rural, lo que yo entiendo por equidad en la distribución de la riqueza es que todos tengan las mismas oportunidades de producir y comercializar sus productos, compitiendo libremente a base de calidades, servicios y cumplimientos. Sin embargo, esto no significa que entre los mismos grupos de campesinos no puedan surgir emprendedores con mayor visión y dedicación que los demás, convirtiéndose, a la larga, en operadores dominantes, como sucede en el Valle de Almolonga, en el área Ixil, y en otras regiones del país.

Comprobado está que la riqueza no se puede distribuir por decreto, sistema o norma legal. La riqueza solo se puede producir como consecuencia de la inversión, el esfuerzo y la iniciativa propia. Lo que sí es cierto es que para salir de la pobreza los campesinos tienen mucho más oportunidades de desarrollo uniéndose en asociaciones y cooperativas, mejorando así su potencial de compras de insumos y equipo; para la comercialización de sus productos, el acceso a créditos y para la asistencia técnica. El futuro de los pequeños y medianos agricultores de Guatemala radica en eliminar a los intermediarios aumentando así la rentabilidad de sus cultivos con el ahorro de esos excedentes de precio.

Leer más...