Lunes 28 septiembre 2020

Logo Central America Link

La moneda

Martes 05 octubre, 2010


Carlos Enrique Zúñiga Fumagalli
Prensa Libre, Guatemala

Guatemala está colmada de graves deficiencias: en seguridad, salud, educación, seguridad alimentaria, justicia, y muchas más; con años de estar latentes y sin voluntad política para resolverlos. ¿Por qué?, si todos vivimos acá y deberíamos querer salir del atolladero del subdesarrollo para estar bien.

Al final de cuentas, un país desarrollado en donde todos vivamos una vida digna, con un futuro plasmado y sin muertos, debería ser lo óptimo para todos. Resulta que algunos solo ven el derecho de su nariz y son capaces de pasar encima de su propia madre para salir adelante. Lo que es peor es que la mayoría que se opone al desarrollo ya está harta de plata. Porque un país rico con pobreza y sin instituciones fuertes es una mina de oro para aquellos que no tienen principios y no conocen el fin de la codicia.

La moneda de la corrupción tiene dos caras: el corruptor y el corrupto, es la plena realidad. Para mí que los dos merecen ser condenados; sin embargo, me pregunto: ¿quién merece mayor condena? Pero todo el mundo se hace de la vista gorda, todos sabemos pero callamos, aún aquellos que no tenemos nada que ocultar. Por eso nuestra Guatemala está podrida desde sus mismas entrañas, porque tener principios tal vez no da réditos económicos en la realidad actual, pero sí da derecho a vivir en paz hoy y en la otra vida.

El viceministro encargado de finanzas en el Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda. Resulta que el flagrante funcionario es personero con representación legal de una empresa que es de los mayores contratistas de dicho ministerio. El año que asumió el cargo, dicho sea de paso, su despacho autoriza todos los contratos, su “representada” fue favorecida con contratos de carreteras por casi Q500 millones. Otro ejemplo son las 15 empresas de papel con que malversaron los fondos para la cárcel de Fraijanes II. Esto va en contra de la Constitución, el Código Civil y hasta el Código Penal, y todo parte sin novedad.

Leer más…